Amplia información ofreció ministro del Interior al Congreso sobre suicidio de un detenido en Digepol (Últimas Noticias, 2 de junio de 1962)

El 26 de mayo José Gregorio Rodríguez, dirigente sindical del PCV fue detenido junto con su esposa por la DIGEPOL. Fue salvajemente torturado. Aún estando vivo lo arrojaron del cuarto piso de esa sede policial, e informaron a los medios de comunicación que se había suicidado. 

Al ser interrogado el ministro de Relaciones Interiores, Carlos Andrés Pérez, sostuvo ante el Congreso que el detenido si se suicidó. 

No obstante, de la interpelación efectuada al ministro Pérez en la Comisión de Política Interior se desprende:

La esposa de J.G. Rodríguez desde su celda escuchó los gritos y quejidos de su marido cuando era torturado

El cuerpo de J.G. Rodríguez presentaba 50 heridas causadas con armas punzo penetrantes.

J.G. Rodríguez estaba esposado, lo cual hace imposible que pudiera lanzarse de una ventana sin ayuda.

El cuerpo cayó de espaldas y sin embargo presentaba una herida de seis centímetros en la frente.

Los riñones estaban prácticamente destruidos, al igual que el hígado y algunas costillas con señales de que fue golpeado con cachipolas (black jack) forradas en plástico.

Si tal como dice el ministro Pérez el dirigente detenido era sumamente peligroso ¿Por qué lo dejaron solo sin vigilancia en un cuarto con la ventana abierta?

¿Por qué se clausuraron varios periódicos que desmintieron la información oficial del “suicidio”?

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: