Apareció muerto de un tiro un estudiante de ingeniería (El Nacional, 17 de septiembre 1962)

  • Jesús Manuel Osuna, estudiante de segundo año de ingeniería de la Universidad Católica Andrés Bello, apareció antenoche muerto de un balazo en la cabeza.
  • La muerte del joven universitario está revestida de circunstancias extrañas. Una llamada anónima señaló que el cuerpo del estudiante se encontraba tendido cerca de Puente República, en la esquina Este-2 de El Conde.
  • Posteriormente se conoció que era miembro de la Juventud Comunista y que fue asesinado por una comisión de la Digepol, comandada por Atahualpa Montes.
  • Fuentes dignas de todo crédito verifican que funcionarios de la Digepol intentaron colocar un revolver en la mano izquierda de Jesús Osuna, como coartada para hacerlo pasar por suicida.

Contexto: 

  • En septiembre de 1962 fueron abaleados por la Digepol: 
  1. Omar Ramones Prieto, quien fue rematado a culatazos y puntapiés en San Juan. Era un destacado dirigente juvenil que fue hecho siete veces prisionero durante la dictadura de Pérez Jiménez.  
  2. Alfonzo Rodríguez
  3. José Manuel Rojas Figueroa en la Plaza de Catia (Plaza Sucre) 
  4. Manuel Cachutt en Valle de La Pascua.
  • Rómulo Betancourt arremetió contra la Juventud del Partido Comunista por lo que dejó en los años sesenta más 16 mil hogares allanados y saqueados.
  • El vocero oficial de Acción Democrática, Gonzalo Barrios, declaraba a los medios: “Yo no sé nada”, “hoy no he leído la prensa”, “no tengo información oficial al respecto”, “todavía no he llegado a mi casa”, “por favor déjenme en paz”.
  • Por esa época comenzó a tomar fuerza un grupo de abogados comandados por David Morales Bello, a quienes apodaban “los Perry Mason”. Se adueñaron de los tribunales penales y adquirieron una gran respetabilidad delictiva amparando los crímenes de la Digepol
  • Su centro de operaciones era la misma sede de la Digepol, donde fabricaban confesiones de los detenidos que luego articulaban por la vía de la tortura y pasaban a formar parte del sumario que llegaría después al juez de la causa.

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: