Asesinato de Livia Margarita Gouverneur Camero "La Virgen Roja" (cartelera de prensa de hace 61 años)

  • El 01 de noviembre Livia Gouverneur se lanza a las calles de Caracas, junto con sus compañeros del PCV, para manifestar a favor de la Revolución Cubana y protestar la presencia en Venezuela de miles de contrarrevolucionarios que respaldaban al derrocado exdictador Fulgencio Batista
  • En la ciudad de Caracas existían 14 sedes, desde donde operaban grupos batisteros traídos por Rómulo Betancourt para hacer trabajos sucios de liquidación de los cuadros estudiantiles y universitarios del Partido Comunista de Venezuela.
  • Estas sedes estaban ubicadas en varias quintas de Caracas: La Hogareña en Las Acacias, Quinta Maicara en Sabana Grande, Quinta Magda en San Bernardino, Quinta nro. 13 en San Bernardino; Quinta Antillana en El Paraíso, Quinta Hilda en Sabana Grande y en la Pensión Residencial ubicada de Peligro a Pele El Ojo, en La Candelaria.  
  • Livia fue fulminada de un tiro por la espalda disparado por estas bandas amparadas por Rómulo Betancourt y Carlos Andrés Pérez, durante una misión política en la sede anticastrista del sector Las Acacias de Sabana Grande
  • Estos terroristas cubanos habían sido entrenados por la CIA y puestos a la orden del policía Carlos Andrés Pérez, en calidad de “exiliados políticos”. En realidad se trataba de las bandas gansteriles del dictador Fulgencio Batista para mantener el control de la prostitución, casinos, tráfico de drogas, represión y delincuencia organizada en Cuba.
  • Gouverneur tenía tan solo 20 años cuando fue asesinada por las bandas batisteras. Nació el 04 de julio de 1941; era la mayor de 11 hermanos, hija de Lola Camero de Gouverneur y César Humberto Gouverneur, ambos campesinos naturales de Valle de la Pascua, estado Guárico.  
  • Tras conocerse el suceso de su asesinato, el poeta, ensayista, periodista y abogado Humberto Cuenca, la inmortalizó como La Virgen Roja, vocablo que hasta hoy trasciende en honor a su espíritu de lucha y valentía en favor del socialismo.

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: