Bolivia rechaza sanciones con la finalidad de doblegar Gobiernos

El presidente de Bolivia, Luis Arce
Internet

20/09/2022 08:32 PM

El presidente de Bolivia, Luis Arce, rechazó las sanciones unilaterales que imponen las naciones poderosas con el propósito de doblegar Gobiernos, a costa del hambre y el sufrimiento de los Pueblos, reseñó el portal de Telesur.

Durante su intervención en el 77 período de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), aseguró que en la actual coyuntura mundial, "ningún país debería ser perseguido, sancionado o acorralado por ejercer su derecho  a determinar libremente sus propios sistemas políticos, económicos y sociales”.

Arce condenó la inclusión de Bolivia en una lista de países de tránsito de drogas o productores de sustancias ilícitas, a la vez que ratificó el compromiso de su país en la lucha contra este flagelo mundial.

El dignatario refirió que Bolivia tiene una política soberana de lucha contra el narcotráfico, que ha dado importantes resultados, y está en disposición de compartir sus experiencias con otras naciones como Estados Unidos, Perú y Colombia.

En este sentido, propuso un cambio de enfoque, orientado hacia la regionalización, en aras de que la lucha contra el narcotráfico sea menos militarizada y más orientada a lo social.

Ratificó la soberanía sobre los recursos naturales de Bolivia, como el litio, y su industrialización, así como su disposición de orientar su empleo hacia los beneficios de los pueblos y no de las transnacionales ni grupos privilegiados.

“Rechazamos todo tipo de injerencias y afanes de desestabilización de la democracia en Bolivia por el afán de controlar el litio”, precisó en respuesta a declaraciones recientes de la comandante del comando Sur de EEUU, Laura J. Richardson, quien sigue de cerca los acontecimientos en el llamado triángulo del litio conformado por Bolivia, Argentina y Chile.

Situación actual de Bolivia

Arce también compartió la experiencia boliviana luego de la reestructuración de la democracia en 2020, que logró encauzar un modelo económico alejado de las imposiciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Nuestro modelo económico responde a nuestra realidad política, económica, social y cultural, y está basado en un rol activo del Estado en la economía. Estas políticas responsables y soberanas nos han permitido retomar el camino de la estabilidad y el crecimiento económico con redistribución de los ingresos”, explicó.

Resaltó que actualmente, Bolivia experimenta un crecimiento económico del 4 por ciento, y registró una inflación de 1,6 por ciento al mes de agosto, “la más baja de la región y una de las menores en el mundo”, con una tasa de desempleo del 4.5 %.

Asimismo, Arce expuso el derecho de Bolivia a una salida al mar, y manifestó que como consecuencia de circunstancias pasadas, el país enfrenta actualmente múltiples barreras para el transporte, comunicación y comercio.

Esperamos que el diálogo y la diplomacia puedan triunfar para superar las injusticias de una guerra impulsada por los intereses capitalistas y construir mejor así un futuro entre pueblos hermanos, recalcó.

El contexto internacional y propuestas concretas

El jefe de Estado boliviano expresó su preocupación por el incremento de los conflictos armados que vive actualmente la humanidad, e instó a la ONU a trabajar por declarar el mundo zona de paz.

Arce rememoró el acuerdo tomado en 2014 durante una cumbre en La Habana de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), cuando se declaró la región latinoamericana como zona de paz.

Manifestó que Bolivia apuesta por el camino del diálogo y respeta la existencia de un mundo multipolar equilibrado, fundamentado en la diplomacia de los pueblos.

“El multilateralismo es el único mecanismo que representa una garantía de respeto entre los Estados, independientemente de su poderío económico o militar; por tanto, consideramos que cualquier quebrantamiento de la paz y seguridad internacionales está vinculado a la insuficiente articulación de los mecanismos previstos en la Carta de la Naciones Unidas o en su defecto a su flagrante transcripción”, precisó.

Destacó la necesidad de sustituir la producción de armas de destrucción masiva en compensación a los pobres del mundo, así como el fortalecimiento de los sistemas sanitarios como garantías de derechos colectivos para hacer frente a los efectos de la crisis económica mundial entre los sectores más vulnerables.

El mandatario boliviano aludió además a la instauración  de un programa global de seguridad alimentaria, en armonía con la Madre Tierra, para revertir la crisis ecológica que enfrenta el planeta, la cual se ha revertido en hambrunas, siendo más afectados los países de Asia, África y América Latina.

Por tanto, instó al organismo internacional a trabajar para facilitar el acceso a semillas, fertilizantes, tecnologías, créditos y diversas formas privadas y comunitarias de acceso a los mercados, para lograr mejores condiciones de vida en sus comunidades en armonía con la Madre Tierra.

En consecuencia, también abordó el tema de la crisis climática y cómo se está pasando a un “colapso ecológico” si no se actúa a tiempo para cambiar patrones de producción y consumo con voluntad política.

“Para revertir la crisis climática, necesitamos resolver las contradicciones económicas, sociales y políticas ocasionadas por el modelo capitalista, así como también las que existen entre los seres humanos y la naturaleza”, apuntó el mandatario.


REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: