Bombardeado cuartel de Carúpano (Últimas Noticias, 4 de mayo de 1962)

60 AÑOS DE “EL CARUPANAZO”

1962 es el año más sangriento del Gobierno de Rómulo Betancourt. A menos de un año de finalizar su segundo mandato, Betancourt deja en su haber  un cementerio de 300 personas asesinadas y más de 10.000 detenidos en los campos de concentración de Tacarigua, Cachipo, Maracaibo y los calabozos de su Gestapo particular:  la DIGEPOL.

La Cadena Capriles, igual que la mal llamada gran prensa (El Universal, La Esfera, Panorama y El Nacional), alineadas a la censura previa impuesta por Rómulo Betancourt, hablan en términos épicos sobre el aplastamiento de la sublevación de nuestra Fuerza Naval del 04 de mayo de 1962. 

El Capitán de Corbeta,  José Teodoro Molina, es señalado como el  líder de la rebelión militar. En la página 29 dice que es un golpe combinado con dirigentes comunistas y del MIR. Y subtitula: “Campesinos se Dirigen Machete en Mano Contra los Sublevados… muchos de estos campesinos son diestros en el manejo de armas de fuego de tipo militar, ya que la gran mayoría han servido en el Servicio Militar Obligatorio… Dirigentes sindicales y campesinos, pertenecientes a la fuerza de coalición democrática, dijeron que cambian sus instrumentos de trabajo por las armas para defender el gobierno de Rómulo Betancourt.”

Con esta retórica grandielocuente, sobresaturada de elogios a favor de AD, se disfrazan las actividades paramilitares de  las bandas armadas  y gangs  adeco-copeyanos encargados de desaparecer o silenciar a estudiantes, dirigentes campesinos, vecinales y sindicales que no simpatizaban con la vieja guardia de AD-Betancourt.

Sobraban razones y causas justas para la heroica sublevación de la Marina Venezolana en Carúpano. Por causas que la historia  aún no ha sabido explicar, un mes después, insurgieron fuerzas navales en Puerto Cabello, cuyas fuerzas coligadas en “El Carupanazo” hubiesen sido vitales para el derrocamiento del sátrapa adeco.


REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: