300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

Chavistamente: Paella con mango

Publicado: 29 de enero de 2020 a las 15:45 | Última actualización: 29 de enero de 2020 a las 15:55

"Al final de esta paella con mango, lo que sí queda claro es que hoy nadie en España habla de Guaidó, que pasó por allá y no pasó nada. Porque es la nada" "Al final de esta paella con mango, lo que sí queda claro es que hoy nadie en España habla de Guaidó, que pasó por allá y no pasó nada. Porque es la nada"

"Al final de esta paella con mango, lo que sí queda claro es que hoy nadie en España habla de Guaidó, que pasó por allá y no pasó nada. Porque es la nada"
Con el Mazo Dando

Guaidó llegó a España y en VOX tragaron grueso. “Tener que sentarse y sonreírle a un sudaca de nariz sospechosamente ancha y ese tonillo de piel sucia, solo lo hace un español por petróleo, oro, playas, mujeres, todo aquello que fue nuestro hasta que el mestizo con ínfulas ese, llamado Bolívar, nos robó” –Dijo Santiago Abascal a Iván Espinoza, quien sobreponiéndose a su asco gritó: ¡A por ellos! ¡Santiago y cierra España!

En el Partido Popular, que no es más que un VOX con disimulo -cada día menos, por cierto-, también sacaban cuentas: Bancos, telefonía, empresas eléctricas, hidrológicas, gas, petróleo… tanto, tanto, tanto por conquistar… 

El PSOE metido en esa camisa de once varas, chacumbelemente, se enreda en un sí, pero no, pero sí, que no, que sí, que sí, que no; haciendo un ridículo lamentable que embarra aún más la ya embarrada institucionalidad del Estado español. Eso es lo que hay.

Y Ciudadanos, bueno, de ellos ni hablar, porque ya no existen.

Allá, donde el delito de sedición es la imputación de moda. Allá donde destituyen a un president electo porque puso unos lazos amarillos que ansían la libertad y el regreso a casa de de quienes hicieron un referéndum, para ver si los catalanes querían seguir siendo parte de España o no. Solo eso…

“¿Solo eso? Permítame usted que la interrumpa, señora, que no sabe de lo que habla: ese referéndum no sale en la Constitución. Que ir en contra de la Constitución es un delito grave, gravísimo y por eso, esos catalanes separatistas, que más que separatistas son terroristas, deben pagar con penas ejemplarizantes. Y sí, el rapero que cantó que el Rey es un ladrón también, y el ladrón del Rey, pues ese no, válgame Dios. ¿Qué clase de gente primitiva cree que somos, sudaca de mierda?”

Solo eso. Ni siquiera cerca de lo que hizo la oposición en Venezuela, cuando realizó un plebiscito -que tampoco está en la Constitución- para exigirle a la Fuerza Armada que derrocara al Presidente electo Nicolás Maduro, y que en España fue aplaudido como un acto democrático y libertario.

En fin, que en esa España de leyes férreas a conveniencia, recibieron a un personaje que, de ser español, la justicia de ese país tendría que desempolvar el garrote vil -que ni tanto polvo debe tener, ya que fue utilizado hasta 1978- para aplicárselo a ese que pretenden vendernos como un adalid de la democracia y la libertad.

Todo fue orgasmos mediáticos mientras Paco y Loles bostezan y cuentan los centavos que no llegarán a fin de mes, preguntándose ¿quién es ese tipo y a mi qué me importa?

En el mismo lugar, Iván Espinoza, de los Espinoza de toda la vida, gente de bien, cuyo abuelo fue embajador de Franco en la Alemania Nazi -que uno no puede culpar a los nietos de las cochinadas de sus abuelos, a menos que el nieto sea igualito de cochino, claro-; Pablo Casado, que tiene tanto en común con Guaidó ya que ambos fingen ser cosas que no son: uno presidente y el otro licenciado con un master; y la canciller del gobierno de Sanchez, que dice que reconoce al títere de Washington, creyéndose menos títere de Washington él. Todos ocupadísimos en revivir una braza mojada que jamás encendió.

Pedro Sánchez, haciendo torpes malabares para parecerle potable a los dueños: un tipo chévere, con flow, un José María Aznar sin bigote, armando un expediente contra Venezuela, ya no con la mentira gastada de las armas de destrucción masiva, sino el cuento de la dictadura violadora de derechos humanos; pero eso sí, todo progre, porque Pedro recicla los desechos sólidos, ama a los koalas y apoya al movimiento LGTB. El Gretha Thumberg de los presidentes europeos, pues.

Pero no hay malabar que valga. Enrédasele el yoyo a Pedro. El Trifachito -ahora Bifachito, porque, insisto, Cuidadanos no existe- agarra a Guaidó como piedra arrojadiza y pretenden montarle una guarimba en plena Puerta del Sol a Sanchez, porque no tuvo tiempo para recibir a Guaidó, pero si lo tuvo para ir ese mismo día a los Premios Goya, donde un montón de artistas “todos maricones, lesbianas, esas cosas enfermas que son esa gente, van a pedir subvenciones para hacer películas sucias que atentan contra la España de los españoles muy españoles, de toda la vida, blancos, decentes, machos, muy machos, ¡cállate y a la cocina, María, o te doy tu bofetón!“

Y llegó el avión de Delcy, y en esa España torcida se armó un escándalo, porque no es posible que en suelo español ponga pie una mujer valiente que defiende la soberanía de su Patria con inteligencia, valentía y dignidad; como nadie en el gobierno español sabe defender la suya. 

Llegó Delcy, pisó, y voló, porque eso era todo. Pero no fue todo para los fachos, que aún cuelgan del cuello de Sánchez para que explique por qué Delcy pudo aterrizar en Madrid, ”que Sanchez desobedeció a la mismísma Unión Europea que había sancionado a Delcy Rodríguez, por órdenes de Trump” – ladran los mismos que ignoran los mandatos de Bruselas sobre los presos vascos, los desahucios, y las hipotecas leoninas. Todo esto mientras el gobierno de Sanchez solo puede balbucear excusas, porque él mismito se acorraló en el desconocimiento, por mandato imperial, de un gobierno legítimo con el que tiene estrechas relaciones y no las puede dejar de tener. Lo más loco es que todo esto pasaba mientras nuestro ministro de turismo, Felix Plasencia, cenaba tranquilamente con el Rey.

Al final de esta paella con mango, lo que sí queda claro es que hoy nadie en España habla de Guaidó, que pasó por allá y no pasó nada. Porque es la nada. En cambio, aún hoy, casi una semana después, escribo con el ruido de fondo el telediario español donde siguen hablando de Delcy, quien sin decir ni pío, solo pasandito por ahí, desnudó la inmundicia de los fachos, la cobardía hipócrita de los tibios y la insignificancia de quién, con todos los medios, todos los focos, con todo el capital a su favor, pasa con bombos y platillos y no logra dejar sino hastío. 

¡Nosotros venceremos!

CAROLA CHÁVEZ

@tongorocho

Deja tu comentario: