Cabezal Cabezal

Día de la Resistencia Indígena: Génesis de una lucha que sigue al grito de ¡Ana Karina Rote!

Publicado: 12 de octubre de 2019 a las 06:30 | Última actualización: 12 de octubre de 2019 a las 09:38

"¡Ana Karina Rote!” era el grito que retumbaba en las gargantas de estos sagaces combatientes "¡Ana Karina Rote!” era el grito que retumbaba en las gargantas de estos sagaces combatientes

"¡Ana Karina Rote!” era el grito que retumbaba en las gargantas de estos sagaces combatientes
Internet

El 12 de octubre de 1492, tres carabelas provenientes de tierras ibéricas, arriban a las aguas del Caribe tocando tierra en la isla de Guanahaní, un archipiélago de las hoy Bahamas, cuyos tripulantes venían con la misión de conquistar nuevos territorios y riquezas para la corona del imperio español.

Espada en mano bajaron los navegantes, conformados en su mayoría por condenados a muerte que optaron por embarcarse en esta aventura ideada por Cristóbal Colón, la cual era considerada una locura, y que tras largos meses el mismo navegante consideró una equivocación.

En la costa, ocultos se encontraban los pobladores originarios de estas tierras, conocidos por ser grandes navegantes, logrando poblar no solo esta isla, sino todas las que se encontraban en el cristalino y cálido mar que homónimamente se llamó Caribe.

Pese a la cordialidad y disposición para el intercambio que demostraron todas las tribus que encontraron en una serie de travesías los navegantes de la corona, la codicia imperial se impuso entre quienes superiores en armas y enloquecidos por el oro, decidieron arrebatar del dominio de sus tierras a los pobladores originarios, a través de la implementación de una política de exterminio que significó el mayor genocidio que haya sufrido la humanidad en su historia y que fue bautizada en honor a su precursor como la “colonización”.

En tierras de lo que hoy se llama Venezuela, los colonos llegaron en diciembre del año 1498, encontrando a su paso una férrea resistencia por parte de valientes y feroces guerreros que combatieron durante décadas impidiendo una y otra vez que les fueran despojadas sus tierras.

¡Ana Karina Rote!” era el grito que retumbaba en las gargantas de estos sagaces combatientes que lograron infundir un gran temor dentro de los colonos que habían sido testigos de la fuerza que guiaba a estos Caribes continentales.

En el calor de esta poderosa resistencia se forjó un gran líder que entendiendo la superioridad en armas del invasor, se trazó la tarea de unir en un solo frente, la lucha por la defensa de sus tierras originarias. Ese líder cuyo nombre infundía terror dentro de las filas de los colonos, fue Guaicaipuro, quien sería bautizado como el Cacique de Caciques.

Este proceso de resistencia indígena que fue derrotado tras largos años de batallas y traiciones, siguió ardiendo en las consciencias de quienes por más de 500 años, se han mantenido firmes en la defensa de su libertad y sus tierras, combatiendo viejos y nuevos imperios, guiados por la llamarada eterna de Guaicaipuro que ayer como hoy sigue retumbando en las gargantas del pueblo que grita con su fuerza y valentía "Ana Karina Rote, aunicon paparoto mantoro itoto manto"  (¡Solo nosotros somos gente, aquí no hay cobardes ni nadie se rinde y esta tierra es nuestra!).

“Aquellos que en el pasado nos conquistaron, segados por su sed de poder, no supieron advertir que el colonialismo barbárico que imponían, se convertiría en el elemento fundador de nuestras primeras independencias”

Comandante Supremo Hugo Chávez

Deja tu comentario: