Diaz Rangel y el periodismo de la dignidad (Qué Pasa en Venezuela, 12 de julio de 1965)

El 15 de enero de 1964, Eleazar     Díaz Rangel fue detenido y puesto a la orden del Tribunal Tercero Militar de Caracas. 

Su delito fue entrevistar a un senador del PCV cuya inmunidad parlamentaria le había sido arbitrariamente despojada. La orden fue dada por el entonces ministro de Relaciones Interiores, Carlos Andrés Pérez.

Tres meses antes, el 30 de septiembre de 1963, Rómulo Betancourt dio un Golpe de Estado al Congreso Nacional, al allanar de facto la investidura parlamentaria de senadores y diputados, electos por voto popular para los curules del PCV y el MIR.

Eleazar Díaz Rangel fue de los primeros profesionales del periodismo venezolano que, junto con Miguel Otero Silva (MOS), fueron perseguidos por el largo brazo del macartismo anticomunista que Betancourt importó desde los Estados Unidos.

En febrero de 1963 decenas de trabajadores “comunistas” fueron expulsados de El Nacional, entre ellos Díaz Rangel. Era parte del chantaje que impusieron los Servicios de Inteligencia Británicos, El Pentágono y las grandes empresas de anunciantes, para torcerle el brazo a Miguel Otero Silva, estrangular la nómina laboral y cambiar la línea editorial del periódico. 

Uno de los nuevos propietarios de El Nacional dijo a los trabajadores despedidos: “No se trata de calidad… se trata de anuncios”.

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: