El Pacto de Punto Fijo (A.D., Noviembre 8-1958- nº 27)

  • Así reseño A.D., órgano informativo oficial del partido Acción Democrática, la firma del Pacto de Punto Fijo en Caracas.
  • En realidad, el pacto fue originalmente concebido y acordado en Nueva York por Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba y Rafael Caldera a finales de septiembre de 1957. En Caracas fue un acto para la foto y despliegue de prensa.
  • Las reuniones se llevaron a cabo en el Hotel Waldorf Astoria, en donde los tres convinieron en blindar un acuerdo para salvaguardar los intereses y aspiraciones del Departamento de Estado de los Estados Unidos, poniendo de relieve sus expectativas de dominio sobre nuestro petróleo y predominio de las importaciones norteamericanas en Venezuela.
  • Además de Rómulo Betancourt, en su elaboración intervinieron tres personajes influyentes, quienes propiciaron las coordenadas para colocar como punto de partida la concreción del pacto. Estos fueron:  el italiano Serafino Romualdi, comunista renegado y connotado dirigente de la organización sindical American Federation of Labor (AFL), muy allegado a Betancourt; Allen Dulles, Jefe del Departamento de Estado de los Estados Unidos; y Maurice Bergbaum, Jefe de Asuntos Latinoamericanos del mismo organismo.
  • Es así como convienen Jóvito Villalba, Rafael Caldera y Rómulo Betancourt en rubricar el Pacto de Nueva York, que posteriormente se sellaría en Caracas, en la urbanización Las Delicias de Sabana Grande, en casa de Caldera, el 31 de octubre de 1958 bajo el nombre de Pacto de Punto Fijo.
  • El pacto fue un acuerdo político-policial, sectario y excluyente. La democracia fue secuestrada por los partidos. El Pueblo, una vez cada cinco años, era consultado para elecciones generales. Los mecanismos de consulta y participación popular quedaron al margen de la Constitución Nacional de 1961.
  • Los grandes ausentes, en ocasión de refrendar el Pacto de Nueva York en Caracas, fueron Gustavo Machado del PCV y Fabricio Ojeda, Jefe de la Junta Patriótica en la clandestinidad. Por ello el documento, en el fondo es un decreto de persecución de todos los ñángaras del PCV, así como de aquellos ñángaras moderados existentes dentro de AD y URD
  • En consecuencia, de AD fueron expulsados consecutivamente toda su juventud (MIR), el Grupo ARS (AD-oposición), Rául Ramos Jiménez (PRIN) y posteriormente el maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa (MEP). De URD fueron expulsados Fabricio Ojeda, José Vicente Rangel y Alirio Ugarte Pelayo.
  • Por su parte, Copei no estuvo exento de ñángaras. Surgió la Izquierda Cristiana (astronautas y avanzados) cuyos exponentes, Rafael Iribarren y Abdón Vivas Terán, fueron internamente perseguidos por la ultraderecha copeyana, entre ellos Leopoldo Castillo (El Ciudadano), y otros llamados Los Araguatos. Algunos de este último grupo fueron reclutados posteriormente por Luis Posada Carriles.
  • De esta manera, Rómulo Betancourt asumió el guion estelar de ser el agente clave de la CIA para concertar a la clase política venezolana con el objetivo de complacer a los Estados Unidos en su plan de cacería macartista (anticomunista) en el marco de la Guerra Fría.

Contexto:

  • El antecedente que ocasionó la firma del Pacto de Nueva York, se originó cuando General Marcos Pérez Jiménez se atrevió a plantear la necesidad de crear un Fondo de Ayuda Económica para los países latinoamericanos. Tras esto, la CIA dio luz verde para al Golpe de Estado y convocó a Betancourt para reunirse en Nueva York.
  • Esto ocurrió durante la Reunión Panamericana realizada en Panamá en 1956. En la misma, Pérez Jiménez rechazó de plano la intención estadounidense de plantar una base militar en la Península de Paraguaná, dentro de cuyas instalaciones se colocarían misiles con ojivas nucleares.
  • En Panamá, Pérez Jiménez habló sólo cinco minutos y entre otras cosas dijo: “Ya no es época de liberaciones políticas. Los pueblos son dueños de sus destinos. Pero sí tenemos que hacer mucho en el campo económico, para lograr nuestra soberanía en ese campo”. Así propuso crear un fondo común para la realización de importantes obras en Latinoamérica, y Venezuela comenzaría aportando 100 millones de dólares, “que para los norteamericanos hubieran repercutido en unos 3.000 millones de dólares, y el fondo se habría situado en 4.000 millones”. EEUU lo rechazó de plano. Además, provocó la salida de Pérez Jiménez del poder cuando tomó la decisión de no comprar la chatarra militar que EEUU quería imponerle a Venezuela. Por el contrario, Pérez Jiménez se atrevió adquirir aviones caza bombardero Canberra y los DH.100 Vampire de fabricación inglesa y fusiles belgas FN Fal.
  • Anteriormente, había causado profunda irritación en Washington la decisión de Carlos Delgado Chalbaud de no aceptar la propuesta del Departamento de Estado sobre mandar tropas venezolanas a la Guerra de Corea a cambio de armamento obsoleto; así como el envío de misiones al Medio Oriente para estrechar lazos de cooperación e intercambio de tecnologías con los países productores de petróleo (génesis de la OPEP).

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: