Gran Consejo de Guerra "yo no cargo preso amarrado" (El Nacional, 15 de noviembre 1962)

  • Producto de la hermandad cívico militar entre cuadros revolucionarios del sector castrense y del PCV–MIR, se llevaron a cabo los movimientos insurreccionales de El Barcelonazo, El Carupanazo y El Porteñazo
  • 235 participantes fueron llevados a Corte Marcial en lo que se denominó “El Juicio de Conejo Blanco”. El Fiscal Militar pidió 2.000 años de prisión para 124 de los alzados en armas. 
  • El Consejo de Guerra estaba presidido por el General José Daniel Vera. Los procesados fueron asistidos por 80 abogados, de los cuales solo se le permitió la entrada a 17 de ellos.
  • En menos de 60 horas el régimen de Betancourt juzgó a 124 presos políticos, los cuales habían sido traslados, sin previo aviso, desde distintas cárceles de Venezuela hasta el gimnasio cubierto de la Academia Militar en el Fuerte Tiuna
  • La IV República usó la prisión y la tortura como métodos de desmoralización y ablandamiento. Poco después entró en la fase de exterminio y desapariciones forzadas con la instalación de los campamentos antiguerrilleros o Teatros de Operaciones que enlutaron a más 11.000 hogares.
  • Rómulo Betancourt fue enfático y fanfarrón en amenazar a los procesados advirtiéndoles: “Yo no cargo preso amarrado”. Esta frase lapidaria, era la sentencia para que a todo aquel que agarraban en el monte o la ciudad lo mataban. Era una orden directa emanada desde Miraflores que la DIGEPOL y el SIFA cumplían a cabalidad. Al extremo que hay mucha gente a quienes les mataban sus familiares y no lo denunciaban por temor a las medidas retaliativas del gobierno.

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: