300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

Insurrección campesina: Primera actuación política autónoma de los hombres del campo en Venezuela

Publicado: 1 de septiembre de 2021 a las 10:20 | Última actualización: 1 de septiembre de 2021 a las 11:19

Se inicia con el alzamiento de Francisco José Rangel “El Indio Rangel” al frente de trescientos peones manumisos y esclavos de las haciendas de Pacarigua y Manuare al sur de Carabobo Se inicia con el alzamiento de Francisco José Rangel “El Indio Rangel” al frente de trescientos peones manumisos y esclavos de las haciendas de Pacarigua y Manuare al sur de Carabobo

Se inicia con el alzamiento de Francisco José Rangel “El Indio Rangel” al frente de trescientos peones manumisos y esclavos de las haciendas de Pacarigua y Manuare al sur de Carabobo
Internet

La insurrección campesina de 1846, es considerada como la primera actuación política autónoma de los hom­bres del campo en Venezuela, comenzó de manera espontánea el 1 de septiembre de aquél año, precipitada por la represión armada contra los campesinos en los valles centrales, con ocasión de la elec­ción de primer grado a celebrarse en el país. Fue espontánea porque estaba exenta de un plan mínimo que estructurara previamente el levantamiento insurreccional. Se inicia con el alzamiento de Francisco José Rangel “El Indio Rangel” al frente de trescientos peones manumisos y esclavos de las haciendas de Pacarigua y Manuare al sur de Carabobo. La primera acción fue la toma de la población de Güigüe, hecho que se materializa el 2 de septiembre al grito de “¡Viva Antonio Leocadio Guzmán, viva Venezuela libre, tierras y hombres libres, oligarcas temblad!”. 

En Venezuela de la década de los 40’ del Siglo XIX, era fundamentalmente aldeana, los hombres y las mujeres del campo sobrepasaban el 50 por ciento de la población. Se vivía bajo la propia dictadura del terror y del ultraje tanto en las haciendas, como en las fincas ganaderas. La poca instrucción y las enfer­medades contagiosas hacían estragos en el medio rural: la tisis y el paludismo, y la acción de los caudillos regionales, se unificaron en contra de los miserables de la Venezuela desheredada. El resultado: que la intranquilidad se fuera apoderando, tanto de los campesinos enfeudados, como de los pequeños propietarios y de los negros esclavos, es decir, de todos los sectores de aquella economía rural; quienes, por cierto, hacía un rato largo andaban en “una búsqueda” que les permitiera cambiar las condiciones de vida que le ofrecía el “orden establecido”.

Deja tu comentario: