La agenda secreta de Recadi (El Nacional, 05 de mayo 1989)

Miraflores ordenó considerar solicitudes rechazadas (fraude de 55.000 millones de U$D)

  • Al final del gobierno de Luis Herrera Campins, específicamente, el 18 de febrero de 1983, como consecuencia del viernes negro, se fundó la Oficina del Régimen de Cambios Diferenciales (RECADI). 
  • Esta oficina, para evitar el otorgamiento indiscriminado de divisas preferenciales, tenía un reglamento interno para objetar aquellas solicitudes que no cumplían con los extremos de ley, amén de empresas auditoras internacionales para constatar todos los  extremos de cada operación. 
  • El Nacional, en esta fecha, publicó dos memorandos emanados de la Secretaría Privada de la Presidencia de la República, mediante los cuales se ordenó con carácter de urgencia al Intendente de esta oficina “considerar” la aprobación de unas solicitudes, por órdenes expresas del Presidente de la República, aunque las mismas fueran ilegales. 
  • No solo de Miraflores llegaban órdenes, sino que llovían las presiones de muchos parlamentarios adecos y copeyanos, quienes además se quejaban de que las solicitudes recomendadas no eran aprobadas con prontitud.

CONTEXTO: 

  • Durante el gobierno de Jaime Lusinchi, RECADI manejó un presupuesto milmillonario de dólares para las importaciones. Éste fue el periodo donde se cometió el más grande escándalo de corrupción de nuestra historia. 
  • Las tres empresas extranjeras contratadas para emitir certificados de verificación de todas las importaciones públicas y privadas, a saber Caleb Bret International, Bureau Veritas, Societé Genérale Surveillance; realizaron, conjuntamente con los solicitantes de divisas, una operación fraudulenta donde se sobrefacturaron 50.000 millones de dólares y se otorgaron constancias que sirvieron de puente para la evasión masiva de impuestos. 
  • Para el otorgamiento de divisas desde el despacho presidencial en Miraflores se emanaban contraórdenes que convalidaron solicitudes objetadas por la contraloría interna en el ejercicio del control previo. Adicionalmente operaron los sobornos a funcionarios públicos, los sobreprecios y las comisiones del 10% para la aprobación final de dólares preferenciales. 
  • Mientras se destapaba este caso de corrupción, el expresidente Jaime Lusinchi se encontraba en una clínica de lujo en Miami tratando de rebajar de peso y mantenerse sobrio a tan solo pocos meses de producirse el estallido del 27 de febrero de 1989. 

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: