La CIA infiltra la enseñanza en Venezuela (Nueva Voz Popular, 26 de noviembre 1968)

Una operación invisible, dentro de la Universidad Central de Venezuela (UCV), fue llevada a cabo por la CIA con el propósito de formar cuadros y profesionales al servicio del “Status Quo” imperialista: 

  1. La participación directa dentro del claustro universitario del agente Max Millikan, según el New York Times, fue reconocida posteriormente en una publicación del CENDES (Centro de Estudios del Desarrollo de la UCV).
  2. La UCV fue utilizada como centro de espionaje sociológico. Estos métodos de infiltración en la enseñanza secundaria y superior ya habían sido instrumentados en Chile, con el Plan Camelot; Perú, con el Plan Colony; Argentina, con el Plan JOB 430; y en Colombia, con el Plan Simpático
  3. Universidades de EEUU y la Fundación Ford financiaron este proyecto para que el CENDES suministrase información vital mediante un documento que se título “Estrategias para el Cambio Social”
  4. Camuflajeado con la inocente presentación de un sondeo científico al servicio del desarrollo de Venezuela, esta labor de espionaje pasó desapercibida en la UCV y en los sitios donde se recolectó data fundamental que hoy está siendo empleada por el gobierno norteamericano en sus planes expansionistas, para demoler nuestros valores culturales y reclutar sub agentes que operen profesionalmente a favor de EEUU.
  5. Cinco años antes, la revista estudiantil Síntesis había denunciado que el CENDES operaba como mascarón de proa del Pentágono en los planes de violentar la autonomía universitaria y vulnerar la soberanía nacional.
  6. Esta operación encubierta de la CIA dentro de la UCV fue desenmascarada por el profesor universitario Rodolfo Quintero, cuando analizó y contrastó el informe denominado “CONFLICTO, CONCENSO Y LIDERAZGO”. Estudio realizado bajo la asesoría e instrucciones del agente de la CIA destacado para tales fines en la UCV.

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: