"Pancho Alegría" murió en una emboscada… (El Nacional, 20 de junio 1973)

Diez días antes, Ángel María Castillo “Pancho Alegría”, había sido detenido en la Plaza Bolívar de Charallave. Un conocido suyo, alías Daniel, soplón al servicio de Luis Posada Carriles, lo delató. 

Al momento de ser capturado gritó: “Soy Ángel María Castillo, comandante Pancho Alegría, me llevan preso y me van a matar” 

Esta era la técnica utilizada contra políticos perseguidos: Primero se les capturaba y luego eran asesinados y denunciados como delincuentes comunes caídos en balaceras. Lo cierto es que Luis Posada Carriles lo torturó por varios días en los sótanos de la DISIP ubicados en Los Chaguaramos.

Ángel María Castillo era un maestro rural al servicio de la Justicia Social. Nació en Siquisique, municipio Urdaneta del Estado Lara. En los años 60 se incorporó al Partido Revolucionario de Venezuela (PRV), fundado por Fabricio Ojeda. En 1970, la Digepol ordenó su captura y entró en la lucha clandestina.

Jesús Marrero, también detenido en ese entonces, testificó que el comandante Pancho Alegría fue martirizado sin delatar a ninguno de sus compañeros ni traicionar su trayectoria de revolucionario combatiente.

Luis Posada Carriles y Henry López Sisco se encargaron de aplicarle fuertes torturas: Le clavaron astillas de madera en todo el cuerpo, le hicieron fuertes descargas de electricidad en los testículos y varias veces se le hizo cavar un foso delante de un pelotón que practicaba simulacros de fusilamiento para quebrarle la moral.

CONTEXTO

Hubo dos grandes escándalos en la época:

El secuestro y homicidio del “Niño Vegas Pérez”, perpetrado por hijos de la alta aristocracia caraqueña, cuyos apellidos salpicaron inclusive a la entonces primera dama de la república. Tráfico de drogas, patoteros, malandros de alcurnia, cineastas, modelos de pasarela y deudas con el narcotráfico, son los ingredientes de este coctel. 

Después de tres años de investigaciones y de haber saboteado e interferido desde la Casa Blanca con su omnímodo poder, Richard Nixon es destituido de la presidencia, por el Caso Watergate. 

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: