Raúl Leoni ordena liquidar comunistas para siempre ¿Quién incita al crimen? (La Extra, 21 de octubre 1964)

  • En Barquisimeto, en la sede del Cuartel General Florencio Gómez, sede del Destacamento 37, de las Fuerzas Armadas de Cooperación (Guardia Nacional), el Presidente de la República, Raúl Leoni expresó: “A ustedes corresponde la misión de liquidar para siempre la subversión comunista en el país”. 
  • Al pronunciar Leoni estas palabras, la opinión democrática del país –y este periódico en particular- denunció el carácter criminal e irresponsable de la orden dada por el primer mandatario nacional. 
  • Casi de inmediato se vio el primer fruto de esta desatinada orden: 
  1. Un viajero fue muerto al no oír la voz de alto de un Guardia Nacional
  2. Tres días antes de esta alocución presidencial, a las puertas del Palacio de Miraflores, el dirigente del Sindicato del Transporte del Distrito Federal, Pedro Espinoza González, fue asesinado de un disparo de fusil por un Guardia Nacional al no acatar la voz de alto. En este caso AD invitó al sepelio.
  3. El 04 de octubre de ese mismo año ya había sido asesinado en la avenida Libertador el joven Luis Ramón Martínez, cuando no atendió la voz de alto dada por un PTJ. Cínicamente la seccional parroquial de AD invitó al sepelio. 
  4. El 26 de septiembre, en Cumbres de Curumo, fue asesinado Omar Enrique Hernández de un disparo de fusil de un Guardia Nacional por no escuchar “la voz de alto”. 
  5. El día 12 de octubre, un chofer resulto muerto por una ráfaga de ametralladora accionada desde un alcabala móvil de la GN. El abaleado fue Remigio González, ganadero y exoficial del ejército en la vía Buena Vista de Barcelona, Anzoátegui. Presuntamente desobedeció la voz de alto. 
  6. Desde entonces ha habido numerosos fusilamientos. Nos encontramos pues en pleno imperio de la pena de muerte, a pesar de la irrestricta disposición constitucional que la prohíbe.

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: