USA invadiría a Centro América con 100.000 Marines (Últimas Noticias, 21 de mayo de 1986)

Durante la administración Reagan “un informe difundido señalaba que el tratado de paz Contadora, propuesto para Centro América, anticipaba un amplio engaño de Nicaragua y que ello llevaría a la intervención en gran escala de los Estados Unidos, con unos 100.000 soldados… el informe de 12 páginas, titulado ‘Perspectivas para contener el gobierno comunista  de Nicaragua’, lleva el sello del Pentágono y fue preparado para el Congreso bajo la dirección del Sub Secretario de Defensa Fred Ikle”.

Antecedentes:

Gracias a la iniciativa del Primer Ministro de Suecia, Olof Palme, y el premio Nobel, Gabriel García Márquez, se instó a los presidentes de Venezuela, Panamá, México y Colombia para que actuaran como mediadores en el establecimiento de la paz en Centro América. Estos mandatarios se reunieron por primera vez en la Isla de Contadora de donde el tratado tomó su nombre. 

Durante décadas los gobiernos genocidas, respaldados por los Estados Unidos, como el de Maximiliano Hernández en El Salvador, la dinastía Somoza en Nicaragua, Ríos Montt en Guatemala y la sucesión de dictadores en Honduras, establecieron regímenes totalitarios para la persecución sistemática y exterminio de numerosos grupos étnicos mayas, organizaciones agrarias campesinas y movimientos políticos de izquierda. 

Las negociaciones de Contadora avanzaron para alcanzar un cese al fuego, el fin de la guerra y la firma de sendos Tratados de Paz. En oposición a estos acuerdos de paz, Estados Unidos,  por su parte ideó un plan de invasión con el fin de perpetuar los conflictos armados, favorecer a los perros de la guerra con la venta de armas, propiciar el tráfico de drogas, el lavado de dinero, los paraísos fiscales,  la imposición de gobiernos títeres y el control de los productos agrícolas, pesqueros y minerales.

Tres años después, el 20 diciembre de 1989, durante la administración de Bush padre, 40.000 marines invadieron Panamá. Quedando demostrado que este plan de invasión a Centro América no  era un mero estudio del Pentágono para detener el comunismo. El depuesto presidente Noriega era agente de la CIA. Un cachorro formado en la Escuela de la Américas. Más de 2.000 panameños fueron asesinados por helicópteros artillados y marines en la masacre de Chorrillos.

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: