300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

Antonio Arráiz: Defensor de la democracia en tiempos del régimen gomecista

Publicado: 16 de septiembre de 2020 a las 08:11 | Última actualización: 16 de septiembre de 2020 a las 08:41

Comenzó sus estudios superiores en la Universidad Central de Venezuela, pero no pudo culminar su carrera a causa de la clausura de la institución, como consecuencia del establecimiento del régimen impuesto por Juan Vicente Gómez. Comenzó sus estudios superiores en la Universidad Central de Venezuela, pero no pudo culminar su carrera a causa de la clausura de la institución, como consecuencia del establecimiento del régimen impuesto por Juan Vicente Gómez.

Comenzó sus estudios superiores en la Universidad Central de Venezuela, pero no pudo culminar su carrera a causa de la clausura de la institución, como consecuencia del establecimiento del régimen impuesto por Juan Vicente Gómez.
internet

El 16 de septiembre de 1962, muere a causa de un ataque cardíaco Antonio Arráiz, destacado poeta, periodista y novelista venezolano, quien es especialmente recordado por sus cuentos de «Tío Conejo y Tío Tigre», así como su papel como fundador del diario El Nacional.


Arráiz nació el 27 de marzo de 1903, en Barquisimeto, estado Lara. Hijo de Juan Arráiz y Concepción Mújica.


Realizó estudios primarios en su ciudad natal (1909-1911), culminándolos en el Colegio Católico Alemán en Caracas (1911-1914). En cuanto a la educación secundaria, la misma la efectuó en los liceos Andrés Bello y Caracas.


Comenzó sus estudios superiores en la Universidad Central de Venezuela, pero no pudo culminar su carrera a causa de la clausura de la institución, como consecuencia del establecimiento del régimen impuesto por Juan Vicente Gómez.


Con apenas 16 años, se trasladó a Estados Unidos, en ese país permaneció hasta los 19 años. En este periodo, Antonio se hizo aviador, tuvo participación en el cine y se dedicó a otros oficios para subsistir. De regreso a Venezuela, se inició en una resaltante carrera deportiva, que pasó por la esgrima y el fútbol.


Trabajó en una casa de comercio y en una empresa de cines como jefe de propaganda. Participó en las protestas estudiantiles contra el régimen de Juan Vicente Gómez, en febrero de 1928, y formó parte del grupo que participó en el asalto al Cuartel San Carlos, por lo que cayó preso, siendo torturado y encarcelado en La Rotunda, hasta el 1° de enero de 1935, cuando fue confinado a Barquisimeto, donde trabajó en el periódico El Heraldo.


Desterrado, viajó por Ecuador y Colombia, regresando a Venezuela en abril de 1936, durante el Gobierno de Eleazar López Contreras. Fue director del diario El Nacional (1943-1948). A raíz del derrocamiento del Gobierno de Rómulo Gallegos, se exilió voluntariamente en Estados Unidos de manera permanente, donde contrajo nupcias tras un divorcio y trabajó en el departamento de publicaciones de la Naciones Unidas.


En el país del norte, se dedicó a escribir poemas, cuentos, novelas, textos pedagógicos. Asimismo, se convirtió en un importante defensor de la naturaleza, apasionándose también por la geografía y además, se adelantó en muchos de sus escritos a las luchas reivindicativas.


Como novelista, dejó su huella especialmente a través de sus «Puros hombres» (1938); como autor de libros para la enseñanza destacan: «Tío Tigre y Tío Conejo» (1945) y como ensayista, «Culto bolivariano» (1940).


Aunque fue reconocido como novelista, poeta y por sus populares cuentos, tuvo especial participación en la política venezolana. Muchas de las historias que escribió Arráiz tienen un contenido satírico de la situación social de su país a nivel histórico.


Por ejemplo, los populares «Tío Tigre y Tío Conejo», protagonizan una serie de sátiras sobre eventos ocurridos en Venezuela, cuyos protagonistas originales son personas públicas. A estos cuentos de 1945, le siguieron las novelas «El Mar es Como un Potro», «Todos Iban Desorientados» y el cuento «El Diablo que Perdió el Alma».


El libro de poemas «Áspero», publicado en 1924, para muchos estudiosos de la literatura, rompió con el verso tradicional y la moral puritana venezolana.


En 1962, le sorprendería la muerte en Connecticut, Estados Unidos.

 

PRENSA DIGITAL MPPPCI

Deja tu comentario: