300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

Antonio Lauro: Punta de lanza de la identidad venezolana

Publicado: 3 de agosto de 2021 a las 05:25 PM | Última actualización: 3 de agosto de 2021 a las 05:38 PM

El maestro Lauro nace un día como hoy el 03 de agosto de 1917 en  Ciudad Bolívar El maestro Lauro nace un día como hoy el 03 de agosto de 1917 en  Ciudad Bolívar

El maestro Lauro nace un día como hoy el 03 de agosto de 1917 en Ciudad Bolívar
Internet

Alejo Carpentier, autor de “Los pasos perdidos”  y “El siglo de las Luces”, revolucionario escritor y musicólogo, después de vivir 14 años en Venezuela y frecuentar la amistad del maestro Vicente Emilio Sojo y sus condiscípulos Antonio Lauro, Juan Bautista Plaza, Antonio Esteves, Evencio Castellanos, Moisés Moleiro, Freddy Reyna, Inocente Carreño y Teo Capriles, entre otros, catalogó nuestra riqueza étnica y biodiversidad cultural como únicas, identificándolas con lo “Real Maravilloso”. Al respecto  dijo, en  buen tono y  acento cubano:

“La mejor música latino americana se hace y pertenece a Venezuela, lo demás es sonsonete”

Y esto se reafirma en el caso de Antonio lauro. En este mismo instante en que usted lee estas líneas, en los cinco continentes, las partituras de Antonio Lauro están dispuestas en el atril de cientos de estudiantes que descifran las notas impresas en el pentagrama para interpretar al más universal de nuestros genios musicales. A esta misma hora, en todos los conservatorios y escuelas de música del mundo, emisoras de radio, canales de you-tube y solitarios cuartos de estudio,  las composiciones de este gigante de la música  llenan la atmósfera con el compás de ¾ de sus originales valses para guitarra clásica.

 La mujer fue el leif motiv que predomino como inspiración ideal en la mayoría sus valses: Natalia (Vals nro 3), María Luisa, Petronila, La Negra, Andreina, María Carolina, Tatiana, son los nombres de aquella su esposa, hija, nieta o fémina que lo inspira. A su entrañable amigo Alirio Díaz dedica el vals Carora, a su ciudad natal dedica el vals Angostura, a la naturaleza espléndida dedica el plácido y exquisito vals Yacambú; a las regiones: El Marabino, El Totumo de Guarenas. Estando en la cárcel, por motivo de sus convicciones políticas, compone la Suite Venezolana y Sonata. Para la obtención de su grado como maestro compositor compone la Suite Cantaclaro versada en la obra del mismo título del maestro Rómulo Gallegos.

Pero más allá de sus valses venezolanos, Antonio Lauro es infinitamente popular por su adaptación del “Seis por Derecho”, transportando de las 32 cuerdas de la llanerísima arpa venezolana, todo el poderoso torrente del joropo, a las seis cuerdas de la guitarra. Todo un compendio de mágica síntesis de la fuga y el contrapunto nacional, cuyo grado de dificultad requiere de suma destreza y virtuosismo en la ejecución. El realismo maravilloso de nuestras llanuras atrapadas en esa caja mágica de sonoridad indescriptible: la Guitarra de Lauro.

Gracias a las interpretaciones de concertistas de la talla de Andrés Segovia, John Williams y Alirio Díaz sus valses han sido ovacionados en todas las salas de concierto del mundo y siguen hoy poniendo de pie al público que las escucha en manos de nuevos ejecutantes. Luis Zea, Rubén Riera y Lucho Quintero interpretan consuetudinariamente las grandes obras del maestro guayanés.

El maestro Lauro   nace un día como hoy el 03 de agosto de 1917 en  Ciudad Bolívar.  Fue alumno del maestro Vicente Emilio Sojo y Raúl Borges. Para poder costearse sus estudios tuvo que trabajar como guitarrista acompañante en emisoras radiales, fundando a la vez un trio de guitarras y voces “Los Cantores del Tròpico”. En 1954 es la voz cantante en el contrapunteo entre Florentino y  el Diablo en el estreno de la Cantata Criolla de Antonio Estévez. Al regresar del exilio conforma, en honor a su maestro, el “Trío Raul Borges”, en compañía de Flaminia de Sola y Antonio Ochoa.

Hoy el maestro Lauro es una influencia mundial. Su obra es una punta de lanza que abre las fronteras de Venezuela en todos los rincones del planeta. Heredero legítimo de Vicente Emilio Sojo,  desprende su frondosa selva musical a otros maestros ejecutantes de los instrumentos encordados (bandolas, mandolinas y cuatros) que llegaron hace más de 400 años a nuestra tierra de gracia y que ahora resuenan con más vigor que nunca en las manos de:

Ismael Querales, Alfredo Gutiérrez, Edward Bogado, Ricardo Sandoval, Cheo Hurtado, Ricardo Silva, Carlitos Suarez, y pare usted de contar. Más allá  de nuestros mares, gracias a él, miles  de profesores y alumnos dispersos en el planeta sondean los trastes del diapasón para hilvanar con sus manos el tejido maravilloso de joropos, mariselas, galerones, polos, fulías, merengues, golpes tuyeros,  tamunangues, corridos, y todas las formas y géneros que conforman nuestra vasta enciclopedia musical.  

Antonio Lauro supo captar y trasmitir lo “Real Maravilloso” de nuestros aires tropicales, la magia ancestral de nuestras raíces, la riqueza de nuestra tierra. Supo traducir en el sencillo lenguaje de la guitarra  el realismo mágico abigarrado de la raza cósmica bolivariana que nos conforma. Hijo de un humilde inmigrante italiano, barbero de Ciudad Bolívar, nacido a orillas del serenísimo Orinoco, es verdadero patrimonio nacional por su innegable aporte al espíritu universal de la música. En su honor, lo elevamos simbólica y metafóricamente al panteón de los las bellas artes, donde sus  ilimitados y vitales valses dan vida y alegría a todos los pueblos del mundo.

[email protected] 

Deja tu comentario: