300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

Chavistamente: Fábulas e indignaciones

Publicado: 27 de mayo de 2020 a las 16:29 | Última actualización: 27 de mayo de 2020 a las 16:58

"Dos pueblos medio mundo aparte, orgullosos, enormes, nos abrazamos en el Caribe venezolano y levantamos nuestras banderas que jamás serán pisoteadas" "Dos pueblos medio mundo aparte, orgullosos, enormes, nos abrazamos en el Caribe venezolano y levantamos nuestras banderas que jamás serán pisoteadas"

"Dos pueblos medio mundo aparte, orgullosos, enormes, nos abrazamos en el Caribe venezolano y levantamos nuestras banderas que jamás serán pisoteadas"
Con el Mazo Dando

Y llegaron los buques de Irán. Los que no iban a llegar. Los que los gringos dijeron que si se acercaban, no respondían. Y la cuarta flota se cuadró, y Pompeo ladró y el Fortune les pasó por delante y ¡bloquea a tu abuela, gringo pendejo!, y dos pueblos bloqueados levantaron sus banderas ahora con más fuerza y más convicción.

Desde de barrera los cobardes daban instrucciones para la rendición disfrazadas de “entendimiento y raciocinio”, como que si con el asesino que te condenó a muerte se pudiera razonar. El ladoyladismo en pleno, a una sola voz, juntos del otro lado: del que dice los derechos no son nuestros sino del que más cañones tenga.

La nauseabunda fábula tuitera de José Toro Hardy, experto entreguista petrolero de aquella PDVSA arrodillada, “Fábula del tiburón y las sardinas: Nadaba un tiburón ignorando a unas sardinas que se burlaban: “Mírenlo que torpe es” decían. Y de repente el tiburón, como quien no quiere la cosa, abrió la boca y swazz  se tragó a las sardinas. Moraleja: no te metas con un tiburón”. 

“Nadaba un tiburón ignorando a unas sardinas”… ¡Qué raro! Si las ignora, ¿porqué decreta bloqueos?, ¿por qué sus voceros hablan de las sardinas todo el día?, ¿por qué amenazan a los amigos de las sardinas que vienen a visitarlas?… En fin, la fábula arrastrada, en todo caso. No se metan con el grandote, déjenlo hacer. 

Una morbosa mezcla, en algunos casos, de cobardía con sed de sangre. La locura: cadenas de Whatsapp anunciaban que “el fin del chavismo llegará mañana cuando el barco iraní pise el “patio trasero”. Vendrá por fin un tiempo de horror y muerte para nuestra querida Venezuela, en nombre de Dios y la Virgen de Coromoto, amén. Feliz noche a todos que llegó la libertad.” 

Van llegando a Venezuela los busques iraníes, La feroz consecuencia prometida por los gringos se evapora con cuarta flota y todo. Ahora un cambio de línea derrotado, para que no se note mucho: esa gasolina es para Maduro. Esa gasolina es una vergüenza… Repeat after me.

Uno de los primero en repetir after Pompeo es un purista de izquierda que tuitea inteligentísimo y chisporroteante de ironía: “Inmenso gesto de los hermanos iraníes. Pero ya que vienen deberían preguntarles cómo producen y exportan gasolina con un bloqueo de más de 30 años, ya que se nos ha dicho que no podemos por el que nos aplican a nosotros que tiene poco + de tres.”. Tuitea tan ciego de soberbia que puede ver que la respuesta a su pregunta está en la pregunta misma.

Y es que pretender reducir a gasolina esta batalla que hemos dado victoriosos es como mínimo, mezquino. Este reduccionismo, para que cuele, necesita la borrar historia de Chávez, su política exterior visionaria, su visión geopolítica, los lazos de cooperación que construimos durante estos 20 años. Y lo peor es algunos que pretenden hacerlo en su nombre.

La manipulación requiere también usar el bloqueo a conveniencia: fuera de contexto, sin cronología, sin datos históricos, glorioso allá, culpe Maduro aquí. Coincidiendo, desde su izquierda perfecta, con Voluntad Popular, Primero Justicia y Vente. Pretendiendo, como ellos, hablar nombre de un pueblo que sí entiende, que resiste, que celebra cada victoria porque la suda, la padece, la goza. Usurpando su voz con arrogancia, porque este pueblo no le hace caso, porque este pueblo no se deja, no se rinde. 

Otra victoria del chavismo, otra victoria para Venezuela. Otra pataleta derrotada, otra bofetada a la soberbia de los que nos quieren domar para apaciguar sus ansias de poder o sus egos. Una página en la historia que pretender reescribir a fuerzas de tuits con el tanque, el cerebro y el corazón vacío.

Que no es gasolina, que es dignidad, pero si a estas alturas no lo entiendes ya de nada servirá explicártelo.

Así, mientras la cobardía se disfraza de fábulas y de indignación, dos pueblos acosados por el gigante genocida, valientes lo desafiamos en defensa de nuestros derechos. Dos pueblos medio mundo aparte, orgullosos, enormes, nos abrazamos en el Caribe venezolano y levantamos nuestras banderas que jamás serán pisoteadas. 

¡Nosotros venceremos!


CAROLA CHÁVEZ

@tongorocho

Deja tu comentario: