300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

¡Conozca al Esmad! Uno de los cuerpos represores de Colombia

Publicado: 3 de diciembre de 2019 a las 11:43 | Última actualización: 3 de diciembre de 2019 a las 11:54

El Esmad fue creado en 1999 durante el gobierno de Andrés Pastrana y desde hace varios años ha sido acusado de violaciones de Derechos Humanos (DDHH) El Esmad fue creado en 1999 durante el gobierno de Andrés Pastrana y desde hace varios años ha sido acusado de violaciones de Derechos Humanos (DDHH)

El Esmad fue creado en 1999 durante el gobierno de Andrés Pastrana y desde hace varios años ha sido acusado de violaciones de Derechos Humanos (DDHH)
Internet

Represión, esa es la palabra con la que podría ser definido el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), que depende de la policía y está adscrito al Ministerio de Defensa colombiano.

El Esmad es el cuerpo policial que hoy reprime las protestas que lidera el pueblo neogranadino contra las políticas neoliberales que mantiene el régimen de Iván Duque. Fue este componente, el responsable de la muerte del joven estudiante de 18 años Dilan Mauricio Cruz en una protesta pacífica contra el Gobierno derechista.

El Esmad también es responsable de haber fracturado el cráneo el pasado 21 de noviembre, cuando comenzaron las manifestaciones en ese país, a  un joven deportista y bailarín de 28 años, que iba por la avenida Ciudad de Cali con calle 139, con rumbo a su casa, ubicada en la localidad de Suba, cuando se encontró con un enfrentamiento entre protestantes y agentes del Esmad, refirió el pasado jueves, el portal colombiano Las2orillas.

 Aunque él no pertenecía a ninguna de las dos partes involucradas, los policías lo impactaron en la cabeza con una bomba aturdidora, lo que le generó graves lesiones en el cráneo, relató la hermana de la víctima, Stephanie Bello, a las cámaras de Noticias Caracol, refirió el citado medio.

El Esmad fue creado en 1999 durante el gobierno de Andrés Pastrana y desde hace varios años ha sido acusado de violaciones de Derechos Humanos (DDHH), aunque ha sido poco sancionado por los gobiernos de turnos.

Entre 1999 y 2018, las acciones del Esmad produjeron la muerte de 18 personas solo en Bogotá, según la ONG Paz y Reconciliación. Pero los reportes oficiales muestran que la mayoría de las intervenciones del organismo han sido en el departamento del Cauca, zona de presencia guerrillera e indígena, reflejó el pasado 26 de noviembre el diario británico BBC Mundo.

Durante los últimos años, el organismo realizó operaciones de desalojo de propiedades: 1.154 entre 2013 y 2015, según cifras oficiales. Cientos de agentes del Esmad han sido procesados por infracciones disciplinarias durante años. Hasta 2015, la Fiscalía había procesado casi 40.000 casos, de los cuales 18 resultaron en condenas, según reportes oficiales, agrega el citado medio.

El pasado 28 de noviembre, el Esmad se “dedicó a cazar estudiantes en el Norte de Bogotá”, tituló ese día Las2Orillas.

“Se registraron allanamientos ilegales a los vecinos que presuntamente escondían manifestantes. El Esmad volvió a sembrar el caos”, agregó el medio.

Todos estos atropellos, asesinatos y violación de Derechos Humanos, suceden bajo la voz postura débil de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que no ha exigido el cese de la represión del Gobierno de Duque contra el pueblo colombiano.

Ni hablar del silencio cómplice de la Organización de Estados Americanos (OEA), y la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos,  que dirige Michelle Bachelet, para quienes las muertes, y violaciones de los DDHH que se están registrando en Colombia parecen no estar sucediendo.

Sin justicia

El 1 de mayo de 2005, durante una protesta en el marco del Día Internacional del Trabajador, el Esmad asesinó a Nicolás Neira, un joven de 15 años. 14 años después aún sigue sin haber justicia.

“Ese día, los gases lacrimógenos y las bombas aturdidoras habían convertido la Carrera Séptima con Calle 18 en un campo de batalla. La multitud, que horas antes marchaba, ahora corría desesperada buscando refugio cuando Nicolás Neira cayó al suelo, y como una horda de buitres ocho agentes del Esmad lo rodearon, lo golpearon, lo patearon… y no lo soltaron hasta matarlo”, rememoró el pasado 27 de noviembre el portal Las2Orillas.

Agrega ese mismo medio, que, el 10 de mayo de 2005, el capitán Julio César Torrijos Devia llamó a los agentes del Esmad que estaban bajo su mando en las marchas del 1 de mayo. “En el segundo piso de la sede del Escuadrón Antidisturbios los sentó y cuadró la versión que le darían a los investigadores, a los jueces, a los abogados y a todos los que preguntaran por el caso: Nicolás se había tropezado mientras corría por la Séptima y había muerto al golpearse con un bolardo”.

Yuri Neira, el padre del joven que aún clama por justicia, fue torturado e intimidado por lo que tuvo que huir del país. El capitán Torrijos, quien había sido ascendido a mayor y dirigía la Dijin en el Caquetá, fue capturado en 2017 por tráfico de drogas. Para buscar una reducción en su pena, decidió contar la verdad sobre el otro proceso que ya llevaba en sus espaldas: La muerte de Nicolás Neira. Torrijos señaló al agente Néstor Julio Rodríguez Rúa como el hombre que disparó contra el joven de 15 años. Aún este sujeto no ha sido condenado, y la justicia para el joven sigue sin llegar.

 

 

 

 

Deja tu comentario: