El Almirante Luis Brion: Vivir y Morir por Venezuela

El almirante Luis Brión
Internet

03/10/2022 11:12 PM

Me he hecho ciudadano de Venezuela 
adoptando como patria este país, por
Cuya causa quiero vivir y morir

Luis Brión.

Al cumplirse, este 27 de septiembre, un año más de la muerte del Almirante Luis Brión ocurrida en el año 1821 a sus 39 años, sentí la necesidad de dar una nueva lectura al libro “Luis Brión: El Primer Protector de la América” que me fuera obsequiado por un gran amigo, donde se expone una biografía del héroe, escrita por Ignacio Buznego Escobar, militar egresado de la Escuela de la Armada Bolivariana de Venezuela y diputado a la Asamblea Nacional. En Brión, nos encontramos con un personaje a quien admirar por su desinteresada entrega a la causa de nuestra independencia, y su lealtad al Libertador Simón Bolívar.

Luis Brión nació el 6 de julio de 1782 en Curazao, isla del mar Caribe, colonia del Reino de los Países Bajos, en el seno de una familia de comerciante que hicieron una gran fortuna en el comercio entre la isla y tierra firme, comercializando productos agrícolas de Venezuela y vendiendo manufacturados europeos; estudió en Holanda y en Estados Unidos. A los 17 años inició su carrera militar en Holanda donde participó en la lucha contra la invasión inglesa a la República Bátava, en la cual se habían constituido los Países Bajos, entre 1799 y 1806, por influencia de la revolución francesa. Allí se forjaron sus ideales republicanos

A su regreso a Curazao en el 1803 fue nombrado Alférez de Milicia, donde participa en la  defensa de la isla por la invasión y el  bloqueo  inglés de 1804; en ese tiempo fue designado Comandante del fortín Beekenbuerg al que le tocó defender exitosamente de un desembarco inglés, fue miembro de un cuerpo con funciones de “guardia nacional” lo que no le impidió   destacarse  como marino y comerciante burlando el bloqueo contra la isla y trasportar las mercaderías que necesitaban sus compatriotas; rescató  un barco curazoleño que, intentando burlar el bloqueo, fue apresado por los ingleses y también se destacó desalojando las fuerzas Británicas  que ocuparon la isla de  Aruba .  

Refiere Buznego que el general francés Henri Louis Ducoudray Holstein en su libro: “Memorias de Simón Bolívar y sus principales generales” dice que Bolívar y Brión se conocieron en Caracas en 1813 y que se despertó en Brión una gran admiración por Bolívar que lo llevó a rebautizar su embarcación con el nombre de: “El Intrépido Bolívar”. Se sabe que en el 1814 ingresa al Ejército Libertador como Capitán de Marina, pero es a partir de 1815 cuando Bolívar está derrotado buscando infructuosamente en Jamaica un acercamiento con el gobierno inglés, cuando aparece Brión, como un salvador, de allí en adelante, se convierte en su soporte logístico y el de su causa para el restablecimiento de la lucha por la independencia del mediodía de América. 

Brión y las expediciones de Haití. 

Brión puso a la orden del Libertador, todos sus recursos, bienes, barcos y caudales. Haití se había convertido en el asilo de los patriotas, tanto de Venezuela como de Nueva Granada, su generoso presidente Alexander Petión, Luis Brión y el Libertador Simón Bolívar, se constituyen en la estructura que resuelve la infinidad de asuntos que significaron la organización de la expedición de los Cayos. Bolívar convoca a una asamblea general a los patriotas asilados para organizar la expedición, en ella existía un clima de tensión, que revienta en conflicto cuando Brión apoya la propuesta de Antonio Zea de que Bolívar sea el jefe Supremo de la expedición.

Se oponen a Bolívar:  Mariño, Bermúdez, Montilla, Aury y Ducodray Holstein,  sucedieron graves enfrentamientos, que se resolvieron cuando Brión  sentenció que si Bolívar no era el Jefe Supremo y él el jefe de la flota, sus caudales, sus bienes y sus  barcos no apoyarían la expedición. Interpeló cara a cara a cada uno de los que se oponían, quienes obviamente cambiaron de opinión.  Juan Marimón en representación del gobierno de las Provincias Unidas de Nueva Granada,  ascendió a Brion a capitán de Fragata y comandante de los buques del gobierno de la Unión,y  ordenó al francés Luis Aury que hiciese entrega de dichos buques a Brión,  lo que generó distanciamiento entre  Aury y Brión.  

En medio del conflicto, Montilla había retado a Bolívar a duelo, lo que fue impedido por Marimón y Petión; también Mariño desafío a Brión, Ducodray y a Soublett, destacándose Bermúdez en generar intrigas; todas esas diferencias se fueron disipando en la medida que Bolívar iba tomando decisiones y la organización fue tomando forma, haciendo nombramientos entre otras muchas medidas. Montilla y Bermúdez fueron excluidos por Bolívar de la expedición, dejándolos en Haití. 

“Petión al enterarse de los resultados de la asamblea, puso a la orden de la empresa emancipadora- que se denominara luego- Expedición Naval Libertadora de los Cayos” – 6.000 fusiles, con sus bayonetas, municiones, plomo, víveres, una imprenta completa, el flete de algunas goletas, una importante suma de dinero y el permiso para el alistamiento de ciudadanos haitianos, que vale mencionar, fueron muchos y excelentes soldados. “1

Brión recibió de Bolívar nombramiento de capitán de Navío, salieron de los Cayos el 31 de marzo de 1816 con 7 goletas y se dirigieron primero a Margarita y después a Carúpano, en el camino, les tocó dar la batalla naval de Los Frailes, donde resultaron vencedores los patriotas, Brión comandó la Batalla y resultó herido en la cabeza, lo reemplazó al mando el capitán de Fragata Renato Beluche. Después de esa batalla naval, Brión fue ascendido a Almirante. 

Brión participó también en la segunda expedición de Haití, salió del puerto de Jacmel el 18 de diciembre de 1816 y en enero de 1817 recibió de Bolívar la instrucción de crear la Marina Patriota; se había quedado en Margarita para esos fines y creó el Almirantazgo, con asiento en Juan Griego, logrando reunir el mayor número de buques del estado y además los buques de los corsarios; creando el reglamento de patente de corso que el Libertador decretó, el 4 de marzo de 1817. 

El Congreso de Cariaco y La Campaña de Guayana 

Brión participó en el Congreso de Cariaco, cayendo en la trampa, que armaron el canónigo Cortes de Madariaga y el general Santiago Mariño, para crear un nuevo gobierno que restableciera el gobierno Federal de la Primera República. De esa manera, Mariño se hizo del mando Supremo del ejercito Libertador, se presentó hablando en nombre del Libertador y de una supuesta renuncia del mismo al mando Supremo. Esta maniobra fue develada por Urdaneta y Sucre que fueron los primeros en desconocer el gobierno generado en Cariaco. 

Durante el tiempo que se desarrolló el congreso de Cariaco hubo el rumor de que Bolívar había muerto. En cuanto el Almirante Brión tuvo claro que el Libertador estaba vivo y al mando de las operaciones de Guayana, el 31 de mayo del 1817, zarpó para Guayana desde Margarita con la escuadra patriota comandada por él, cumpliendo instrucciones del Libertador quien le llamó a reforzar dicha Campaña. La llegada de la escuadra patriota al Orinoco significó la completa liberación de Guayana que se había iniciado con el triunfo de la batalla de San Félix comandada por el general Piar, el 11 de abril de 1817, pero en una segunda fase de la campaña de Guayana, se luchaba por la liberación del río Orinoco que era controlado por los realistas, es conocido que la escuadra patriota capturó dos goletas norteamericanas, las Tigre y Libertad, llevando armas y provisiones a los realistas. 

Con el combate naval de Pagallos comandado por Antonio Díaz al mando de la escuadrilla sutil y la batalla naval de la  ensenada de Cabrián con la escuadra patriota, comandada por Brión,  se libera definitivamente Guayana el 6 de agosto de 1817. En Guayana correspondió también al Almirante  presidir el Consejo de Guerra que le tocó juzgar y condenar al general en jefe Manuel Piar quien era su paisano y amigo. Los testimonios y demás evidencias lo pusieron, junto a otros insignes patriotas, en el trance de condenar a un hijo  benemérito de la Patria por conspiración, sedición y desertor, y así restablecer la disciplina y unidad del ejército Libertador.   

Para noviembre de 1817 Bolívar abre la Campaña del Centro, se propone llegar a Caracas y como previsión para cubrir su ausencia temporal o absoluta, nombra un Consejo de Gobierno  y como presidente del mismo, designa al Almirante Brión; los otros miembros fueron Manuel Cedeño y Antonio Zea, les encarga la atención de Margarita, organizar a  Guayana y garantizar los suministros al ejército. Dice Buznego que todo se hizo como se acordó.

La Logística del Ejercito y Nuevas Operaciones Fluviales y Navales.

En febrero del 1818 renunció al Consejo de Gobierno, lo reemplazó Zea quien le dio instrucciones de encargarse de hacer las transacciones necesarias en los diferentes puertos de las Antillas para facilitar la entrada de los suministros necesarios para el ejército. Una carta del Libertador desde Apure, publicada por Buznego, le dice: “Tengo fijada mi esperanza en los nuevos servicios que usted nos ha de hacer, esta vez para traer a Guayana los recursos de que carecemos. Siempre ha de ser usted el instrumento de nuestra salvación.”  

A finales de 1818 se establece en Margarita para viabilizar lo que era el recibimiento del contingente de militares europeos que conformaron la Legión extranjera y sumaron su experiencia a nuestra independencia, muchos vinieron solo por el dinero; pero también hubo quienes eran revolucionarios y se entregaron a nuestra causa. Dice el historiador Buznego que las transacciones relacionadas con recibir la tropa extranjera, desgastó mucho al Almirante, quien una vez más tuvo que cubrir, con dinero de su peculio, muchas operaciones; además de contraer deudas avaladas con sus bienes. Todo ello le causó mucha angustia, lo que contribuyó a su enfermedad. 

Participó en las operaciones para retomar Guiria y el Morro de Barcelona, igualmente dirigió la campaña fluvial por la liberación de la costa del Caribe Occidental (Rio Hacha, Barranquilla y Sabanilla y Santa Marta) pasando por la liberación del rio Magdalena y comunidades aledañas, permitiéndole consolidar el triunfo de la batalla de Boyacá.

La espada de Bolívar y fallecimiento de Brión. 

La espada que uso Bolívar en Carabobo fue obsequiada por el Almirante Brión. En un párrafo de una carta a Bolívar, fechada el 4 de enero de 1820, le dice: “El general Bermúdez presentará a U. en mi nombre, un sable aunque no muy brillante:  acéptelo en testimonio de la amistad que le profesa su mejor amigo; deseo que U. entre a Caracas con él..

En mayo del 1821 se encuentra en Maracaibo y aun sintiéndose muy enfermo dirige las operaciones que culminaron con la rendición de Coro; por ese tiempo escribe a su familia y dice estar cansado y que desea cambiar la espada por el arado. En agosto, muy enfermo, partió a Curazao y murió al día siguiente de su llegada, padecía de tuberculosis. El Congreso de Cúcuta aun sin conocer de su muerte hizo un reconocimiento a los servicios prestados por él a la República. 

El Libertador al enterarse de su muerte escribió: 

“..La muerte de su excelencia el Almirante Brión me ha llenado de la más profunda aflicción. El primer compañero en la empresa generosa de libertad a Colombia no existe; pero Colombia le debe la mitad de su dicha y no será ingrata a un hombre singular que, más amante de su humanidad y de sus nuevos conciudadanos que de su propia fortuna, lo aventuró todo por satisfacer sus nobles sentimientos y saciar su sed de Gloria"

El ejemplo del Almirante  Luis Brión 

Salta a la vista la importancia que tuvo el Almirante Brión como militar y como soporte logístico de la guerra de nuestra independencia, donde aporto sus experiencia con el transito marítimo del Caribe, sus relaciones con las Islas de la Antillas  y Europa, así como su recursos económicos, un rico comerciante y revolucionario que adoptó a nuestra Patria como suya y decidió: “vivir y morir por ella”,  para muchos de nosotros un rol desconocido. Con  arrojos y valentía  burlo el bloqueo de la isla de Curazao su tierra natal, cuando era asediada por los ingleses, para ingresar las mercaderías que requería el pueblo. Con su experiencia contribuyo a activar el comercio por el Orinoco despues de la liberación de Guayana. Un empresario progresista, un patriota de los muchos que necesitamos hoy para romper el bloqueo al cual estamos sometidos. 

María Magdalena Zambrano
Movimiento cultural “Bolívar Insurgente”/ Red de historia Bolívar 


Comparte esta noticia: