Jacinto Convit: Legado de la ciencia venezolana a favor de la humanidad (+siembra)

Convit se dedicó con esmero a ayudar a los enfermos y más desatendidos de la población, para brindarles calidad de vida, mejores condiciones y oportunidades
Internet

12/05/2022 08:00 AM


El 12 de mayo de 2014 a pocos meses de cumplir 101 años, falleció el gran científico humanista venezolano, Jacinto Convit, quien luchó incansablemente para dejar grandes aportes en la medicina en Venezuela, se convirtió en una referencia mundial  por crear las vacunas para la lepra y por realizar grandes aportes en el estudio de enfermedades endémicas como la leishmaniasis y el mal de chagas.

Convit ya en su etapa estudiantil mostró interés por la investigación en la lepra a raíz de sus trabajos en la leprosería del litoral central. Además el denominado Héroe de la Salud Pública en 2002, se dedicó a curar las enfermedades más temibles y olvidadas de los pueblos, y a la atención integral del paciente. Se abocó a educar y trabajar en equipo, siendo un ferviente creyente de la importancia de capacitar nuevas generaciones.

Entre otros de sus innumerables logros, cabe mencionar varias creaciones: La Red Nacional de Dermatología Sanitaria y el Instituto de Biomedicina. Desde los años cuarenta tuvo la visión de desarrollar tratamientos basados en inmunoterapia, estimulando el sistema inmune del paciente para combatir las enfermedades.

Sin duda lo más destacado de su trabajo lo desarrolló en el campo humanitario. Se dedicó con esmero a ayudar a los enfermos y más desatendidos de la población, para brindarles calidad de vida, mejores condiciones y oportunidades. Fue un ser humano sencillo y humilde, que siempre buscó defender el derecho humano a la igualdad, y a la no discriminación.

Por esa razón dio a conocer en sus últimos años de vida, en lo que por mucho tiempo trabajó, la vacuna curativa del cáncer de seno, colon y estómago. La cual, explicó a sus 92 años que esta vacuna está compuesta por células mutantes del mismo paciente que crean anticuerpos que ayudan a destruir los elementos cancerígenos, pero lo más interesante, es que Convit no buscaba lucrarse con este descubrimiento, sino ayudar a la vida de quienes estuviesen es estas condiciones de cáncer.

REDACCIÓN MAZO

Comparte esta noticia: