300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

Malaverismos: El medio es el remedio

Publicado: 19 de julio de 2020 a las 09:38 | Última actualización: 19 de julio de 2020 a las 10:58

A los periodistas que juegan a favor de Elliott Abrams les encantan los fake news A los periodistas que juegan a favor de Elliott Abrams les encantan los fake news

A los periodistas que juegan a favor de Elliott Abrams les encantan los fake news
Cortesía Internet

Ante la orden de Elliott Abrams de atacar a Venezuela por todos los medios de comunicación, los periodistas de la prensa libre y por puesto que son financiados por él, andan contentísimos porque les encanta fabricar fake news.

-Hubo un artista que al recibir el Oscar dijo SOS Venezuela, y mostró su papelito, y ya nadie lo recuerda, pero yo sí, se llamó Jared Leto

-Es cierto. Ahora lo recuerdo. Es que hemos hecho de todo, Sergio, y el dictador sigue ahí.

El periodista Sergio Solís y su colega Amanda De sola, estaban conversando en un restaurante de Las Mercedes mientras hacían tiempo para acercarse a la reunión con los otros colegas para decidir cómo sería la campaña de nuevos ataques contra Venzuela que ordenó el jefe Elliott Abrams.

-El jefe Abrams dice que tenemos que ser más fuertes en radio y en internet, pero es que ahí es donde hemos sido más fuertes, debe ser que no recuerda nada.-dijo Sergio-

- Cuando las guarimbas más de ochenta diarios de América informaban todos los días lo que pasaba en el país. Y además, nos apoya y apoya toda la prensa europea que era y es nuestra aliada. Y no hemos podido, Sergio.- decía Amanda.

Sergio vio la hora y decidió decirle a Amada para acercarse de una vez al hotel donde les iban a dar las pautas para seguir la lucha mediática contra Venezuela. Sergio pagó la cuenta y los dos salieron rumbo a donde los demás colegas estaban ansiosos por recibir información.

Al llegar al lugar saludaron a sus colegas y tomaron asiento y en eso apareció un personaje ante una tribuna dando las buenas tardes y diciendo:

-Estimados colegas. Bienvenidos. Reciban un gran saludo del compañero Elliott Abrams, quien está esperando los resultados, porque dice que ha pagado mucho dinero y nosotros no hemos producido ningún resultado. Por eso, esta campaña tiene que ser por todos los medios. Es decir, el medio es el remedio para salir de la dictadura. Tenemos las emisoras, tenemos los medios digitales, tenemos los canales de televisión, tenemos los medios impresos,  Y estamos nosotros los que hacemos las noticias. Y lo más importante, tenemos el dinero.  No hace falta más nada.

El hombre terminó su discurso y los periodistas comenzaron a anotarse en una lista con su nombre y el medio para el que trabajaban. También dejaban su número de cédula y el número de cuenta bancaria.

Después vinieron las conversaciones entre colegas:

- ¿Tú te acuerdas de las clases de ética?

- Cómo perdimos tiempo en eso.

- Te confieso que cada vez que creo uan fake news me siento realizado.

- Sí, la fake news es un arte conceptual muy bien pagado.

- Quitas una foto de un país y la llevas a otro país y creas allí un texto y mientras descubren que eso es un fake news, ya la notica le ha dado la vuetla al mundo, y lo más importante es que son pocos los que descubren que es un fake news, las mayorías saben que es cierto.

- También están las medias verdades. Colocas por allí algo que es cierto y lo acompañas con algo que tú quieres decir para hacer daño, y allí está el verdadero oficio, la profesión, es  esa.

Esas eran las conversaciones que se escuchaban entre los periodistas a sueldo de Elliott Abrams que estaban dispuestos a sacar del poder a cualquier dictador, menos a los que apoya el gobierno de Estados Unidos.

- Y lo mejor es que te premian desde Estados Unidos y después te invitan a recibir el premio allá. ¿Qué más quieres?

- Y todo defendiendo la libertad de expresión.

- Nunca ha estado tan bien defendida esa libertad de expresión como ahora.

Así seguían los diálogos mientras caía la tarde, y las caras de vergüenza de los periodistas se resistían a caer.


ROBERTO MALAVER

Deja tu comentario: