300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

Malaverismos: El coronavirus invadió a Trump

Publicado: 4 de octubre de 2020 a las 06:00 | Última actualización: 3 de octubre de 2020 a las 17:15

Presidente de los Estados Unidos Donald Trump Presidente de los Estados Unidos Donald Trump

Presidente de los Estados Unidos Donald Trump
Foto: Internet

Ante la noticia del contagio del coronavirus en el cuerpo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, los miembros caídos de la oposición violenta venezolana andan en carrera para hacerle llegar sus mensajes de pronta recuperación.

La noticia corrió por el mundo como una invasión de los Estados Unidos a cualquier pueblo: Trump contrajo el coronavirus. Al enterarse, el presidente encargado o interino o autoproclamado, escribió un twitter: “Presidente Trump: En nombre del pueblo de Venezuela, le envío nuestro deseo de que usted y la Primera Dama tengan una pronta y satisfactoria recuperación del Covid-19”. Se le olvidó agregar que de necesitar un presidente interino o encargado o autoproclamado, él estaba íntegramente a la orden, igualmente su esposa podría servir como primera dama, en vista de que también la señora Trump estaba contagiada.

Julio Borges, preocupado en Bogotá al enterarse de la noticia del contagio de Trump, y sin pensar en el niño que atropelló hace algún tiempo, y mucho menos en el empujón que le dio un general en una oficina del hemiciclo nacional, se dijo para sí: “Tengo que ir a Estados Unidos a darle apoyo a mi presidente. No importa que me contagie, porque uno se sscarifica por el país”. Y en eso recibió una llamada de Carlos Vecchio que le dijo: “Ya te conseguí un cupo en el hospital militar Walter Reed. Te confieso que estoy asustado, porque si a nuestro presidente le pasa algo, esta vaina nuestra se va para el carajo”. “Voy saliendo” Contestó el canciller imaginario del presidente imaginario de la república imaginaria de Guaidolandia.

En Madrid, mientras tomaba una copa de vino Marqués de Cáceres, Antonio Ledezma recibió la noticia: “Me muero. No lo puedo creer. Ojala que sea una estrategia para subir en las encuestas. Pero sí eso es verdad estamos bien jodidos” Y en eso recibió una llamada de Carlos Vecchio: “Vente, tenemos que estar aquí acompañado al presidente. Ya Guaidó le envió un twitter pidiendo por su salud y la de la primera dama. Y te confieso que estoy asustado, porque tú sabes el capital que se pierde” Y le dijo Ledezma: "Si te refieres a Trump, te digo que es nuestro principal capital, pero si te refieres al efectivo que tenemos, eso no se puede perder. Voy saliendo. Mándame el chofer de la embajada”.

En la quinta la Pipa de Guatire, al frente de su computadora y al lado de la armadura falsa que compró en Toledo, España, creyendo que era original, Ramos Allup también se enteró de la noticia. Y dijo: “Es grave. A Trump el coronavirus le está aplicando su propia medicina. Le está haciendo un bombardeo humanitario. El coronavirus invadió a Trump. Los que deben estar más asustados que Trump son los compañeros luchadores en el exilio, Carlos Vecchio y Julio Borges, porque esos sí tienen que perder si pasa una vaina”. Y se llevó la mano derecha a la cabeza y quedó como el Pensador de Rodín frente a la armadura falsa y el retrato gigante de Rómulo Betancourt.

Más allá, en un lugar de Caracas, Capriles Radonski celebraba que ya no lo iban a sancionar y a quitarle la visa americana y podría ir a Disney y visitar su apartamento en Nueva York, porque menos mal, que declaró a tiempo que no iba a participar en las elecciones porque no estaban dadas las condiciones, y allí, en plena celebración, recibió la noticia del contagio de Trump, y dijo: "Quien debe estar viajando para Estados Unidos es Julio Borges, porque sí a Trump le pasa algo nos vamos a enterar de todo. Y otro que debe estar asustado es el presidente que gobierna por internet escribiendo tuits”

Mientras tanto, en una playa de Miami, Pablo Medina estaba debajo de una palmera borracha de sol, y al enterarse de que su hermano mayor, Donald Trump, tenía el coronavirus, dejó caer una lágrima en la arena. Y dijo: "Yo también quiero tener ese coronavirus para compartirlo contigo, mi hermano”.

ROBERTO MALAVER

@robertomalaver

Deja tu comentario: