Malaverismos: El secuestro de las ideas en la oposición

Henry Ramos Allup
Internet

16/10/2022 06:30 AM

El detective Harold Mayorca tocó el timbre de la habitación 2024 del Hotel Caviar- 5 y escuchó una voz que preguntó:

- ¿Quién es?

 El detective no supo qué contestar por temor a que los vecinos se enteraran de su profesión o su nombre, y optó por decir:

                  -Gente de paz.

Desde adentro una voz molesta, respondió:

-Con la paz no queremos nada.

El detective entonces dijo:

-Soy la persona que están esperando

Y ahora sí, abrieron la puerta y el exdiputado Ismael García, apareció diciendo:

- Aquí estamos la gente pensante y decente de la oposición, y a mí me tienen de portero. Pase adelante.

Cuando el detective Mayorca entró a la habitación se sorprendió, porque se encontró con personas que estaban como idas. Con unas caras que mostraban un estado de altísima depresión. Allí estaban: Julio Borges, Ramos Allup y Omar Barboza, el secretario general de la Plataforma Unitaria, quien estaba más alejado, con la cabeza entre las manos. El hombre aprovechó y se presentó:

- Soy Harold Mayorca, el detective que envía el gobierno de Biden, porque parece que aquí hubo un secuestro de ideas, y soy yo el encargado de hacer la investigación.

Ismael García tomó asiento y el detective aprovechó y comenzó por interrogarlo:

-¿Desde cuándo siente usted que le secuestraron las ideas?

El diputado vio al detective con cara de asombro y le contestó:

-Ojala yo hubiese tenido una idea alguna vez en mi vida, el problema no soy yo, son esos que están allí.

El detective Mayorca, especialista en todo tipo de secuestro, comprendió que aquel caso iba a ser bien difícil. Vio a Ramos Allup, se le acercó y le preguntó:

-¿Puede contarme ¿cómo sucedió todo?

-Creo que fueron las malas compañías,-dijo Ramos- porque yo tenía ideas para salir de la crisis del país, ideas para solucionar la economía, la educación, la salud, la vivienda, el precio del dólar, la especulación, y por lo visto me las robaron todas.

El detective, sonriendo, le dijo:

-Esas ideas usted no las tuvo cuando fue gobierno, ¿se le ocurrieron ahora?

-Siempre las tuve, pero es ahora que quería ponerlas en práctica- contestó Ramos Allup

El detective caminó hacia Julio Borges y, una vez cerca de él, le preguntó:

-Y a usted, ¿cómo le secuestraron sus ideas?

-Creo que todo empezó cuando comencé a contar las viviendas de la Gran Misión Vivienda que este régimen puso en práctica. Un  día me tranqué en 22 y no pude seguir contando.

 El detective volvió a preguntar:

-¿Y tiene ideas para aportar en la solución de la crisis del país?

-Tenía, pero no sé qué pasó, el secuestrador se las llevó todas, porque siento un vacío enorme en la cabeza- finalizó Borges.

Ismael García se acercó al detective y le dijo:

-Le voy a pedir un favor, agente Mayorca, no moleste al secretario general, ese hombre tiene días con la cabeza entre las manos, porque a ese sí lo dejaron limpio de ideas, aunque le digo una vaina, yo creo que él nació así.

El detective Mayorca, olvidando lo dicho por García, se acercó a Barboza y este no esperó a verlo llegar y le dijo:

-Yo soy inocente. Soy inocente. No sé nada. No sé nada.

El detective optó por alejarse, porque a aquel hombre no solo le habían secuestrado las ideas, sino que estaba como recordando alguna cosa que había cometido en su vida política, y ahora tenía miedo de que lo inculparan.

Mayorca tomó notas en su agenda de trabajo. Y, sin que los miembros del G4 se dieran cuenta, con el bolígrafo que estaba tomando nota grabó un video y tomó fotos para ilustrar la documentación de su investigación, aunque ya estaba seguro de que sabía lo que estaba pasando. Y pensó:

“Esa gente no ha tenido ideas nunca, aunque de acuerdo con todo lo que  han recibido del gobierno de Estados Unidos, esta gente, por lo visto, la única idea que tiene en mente es seguir viviendo del gobierno…del gobierno de Estados Unidos

 

ROBERTO MALAVER

Comparte esta noticia: