Malaverismos: La oposición es una mina de oro

Henry Ramos Allup
Internet

31/07/2022 08:42 AM


Inglaterra decidió que el oro venezolano que está en su banco, no debe estar en manos de Maduro, sino en manos del grupo de Juan Guaidó, y  eso tiene muy preocupada a la otra oposición.

Eran las cuatro de la tarde cuando Ramos Allup vio su reloj Patek Philippe.  Desde temprano se había enterado de que el oro venezolano que está en un banco en Inglaterra, había pasado a formar parte de la riqueza de Leopoldo López y Juan Guaidó. Estaba preocupado porque sabía que eso le iba a hacer mucho daño a la oposición, sobre todo porque ya todo el mundo sabía lo que había pasado con Monómeros en Colombia.


-Adelante a luchar miliciano…
Repicó el celular de Ramos Allup y al momento, lo contestó.
- ¿Henry?
- Sí, soy yo, compañero Rosales.
- Mira, ¿cómo quedamos nosotros ahí, con ese oro en Inglaterra?
- Creo que no nos toca nada, y es lo mejor que puede pasar.
- Yo estoy interesado en ser director de ese Banco Central de Venezuela que crearon adoptado, o no sé cómo le dicen.
-Te llamo más tarde, porque no debemos tomar posición todavía. Ya Leopoldo sacó unos tuiter felicitando a todos sus conmilitones, como diría Calderón Berti, y Julio Borge en nombre de Primero Justicia, sacó un comunicado  diciendo que hay que administrar bien ese oro, es decir, reconociendo que no lo supieron hacer ustedes en Monómeros.
- Eso es pasado, Henry, olvídate de Monómeros como yo lo olvidé.
- Bueno, nos llamamos.
- Nos hablamos.


Ramos Allup sonrió y pensó para sí: “Quiere estar en todos los charquitos” Se acercó a su escritorio, le pasó un pañuelo a la armadura falsa que le vendieron en Toledo, España, tomó asiento en su sillón Luis XV, y prendió la computadora que le regaló su cuñado Francisco.


Al salir en la pantalla el logo de AD, y su slogan: Por una Venezuela libre y de los venezolanos, hizo clip y buscó el twitter de Leopoldo López. Cuando lo encontró, movió la cabeza negando lo que veía, y llamó a su esposa.


- Mi amor, por favor, acércate más, un poquito más
- Aquí estoy mi motorcito.
- Sí, acompáñame, porque no tengo valor de leer esto solo.


Y se puso los lentes Armany que le trajeron de Miami, y se acercó a la pantalla a leer el tuiter de Leopoldo López. Y comenzó.


- Escucha, mi amor. Dice Leopoldo: “Felicitaciones al equipo legal, encabezado por el Procurador Enrique Sánchez Falcón… ¿quién será este hombre, mi amor?, ese debe ser uno de sus conmilitones- dijo Ramos Allup y siguió leyendo: y a los embajadores del gobierno interino, quienes lograron otra victoria en la protección de los activos. Victoria que evita que Maduro utilice las reservas para reprimir y robar a los venezolanos”. ¿Qué te parece, mi amor?
- Me parece muy bueno, porque ahora su esposa no tendrá que ir de aeropuerto en aeropuerto buscando los cien dólares que le dan cada vez que viaja.
- No solo eso, mi amor. Es un descarado. Fíjate que habla de protección. Como sí lo de Monómeros no hubiese pasado.
- Es verdad, mi motorcito. ¿Y  ¿quién es ese procurador Enrique Sánchez Falcón? ¿Es nuestro?
- Ojala fuera nuestro, mi amor. Esos lechuguinos y petimetres no meten a nadie nuestro. Se roban todo y no salpican. A ese hombre no lo conoce sino Leopoldo y su papá, Leopoldo López Gil. Esos dos son los que han puesto a esa gente.
- Te voy a preparar un cafecito, mi motorcito y ya vuelvo.


Y la señora salió pronta a prepararle un café. Mientras tanto, Ramos Allup pensaba en llamar a Calderón Berti para recordar aquellos tiempos de la guanábana, AD y Copei, pero se contuvo.
Vio que Primero Justicia había sacado un comunicado felicitando a su gente pero pidiendo que administraran ahora mejor las cosas, como reconociendo las denuncias que hicieron en Monómeros. Es decir, Primero Justicia y Voluntad Popular se estaban quedando con el oro, porque Manuel Rosales, de Nuevo Tiempo, no ha dicho nada a favor, y AD, tampoco.


Entonces se preguntó quiénes más estarían detrás de ese robo, perdón, detrás de esa operación, y fue al tuiter de La Tabla y vio allí un tuiter donde estaban los nombres. Y en ese momento llegó su señora con el café.
-Deja que te lea estos nombres, mi amor, para ver si tú conoces a alguno de estos lechuguinos y petimetres.
Y comenzó a decir:
-Estos son los miembros de junta ad hoc BCV (banda Guaidó 2019) –Así dice en el twitter, mi amor, no soy  yo quien habla de banda-, que tendrían control, según justicia británica, de oro de Venezuela secuestrado en @bankopfengland: Guaicoima Cuius Cortesía –debe ser Maracucha, mi amor, Manuel Rodríguez Arnesto, Nelson Lugo Cordero, Carlos Suárez Villarroel.
Ahí se detuvo Ramos Allup, y tomando un trago de café, le preguntó a su señora:
- ¿Conoces a alguien de esos, mi amor?
- A nadie, mi motorcito.
- Esa gente nos ha engañado a todos, mi amor.
- Esa oposición es una mina de oro, mi motorcito.
- Tú lo has dicho muy bien, mi amor. Esa oposición es una mina de oro.

ROBERTO MALAVER 


Comparte esta noticia: