¡No son una ni dos! Las Contradicciones del Premio Nobel de la Paz

La Fundación Nobel obtiene beneficios e invierte en empresas que fabrican armas nucleares
Granma

20/09/2022 06:00 PM

Alfred Nobel murió arrepentido.  El químico, ingeniero y escritor sueco descubrió que la combinación de la nitroglicerina con la diatomita permitía controlar las explosiones y su invento tuvo alcances que ni él sospechó. Por eso, hace 126 años escribió un testamento pensando que su voluntad corregiría el rumbo de la humanidad: "El Premio de la Paz ha de conferirse a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz". Así lo dejó plasmado en su testamento en 1895 inspirado por su fe en la humanidad. 

El periodista Ricardo Moreno, en 2003, publicó en el periódico El País de España un reportaje llamado La otra cara de los Premios Nobel en donde explica que cuando Alfred Nobel creó los premios que llevan su nombre, ya había conquistado la inmortalidad con el invento de la dinamita, que revolucionó la explotación de minas y la construcción de túneles, pero que también aumentó el carácter mortífero de las armas. Quizás por ello nunca logró este premio el escritor August Strindberg, quien se refirió al dinero de su compatriota como "el dinero de la dinamita".

Ante ésta sacudida dentro de los intelectuales de la época, Nobel quiso resarcir el daño que podría hacerse con su descubrimiento, al crear un premio especial destinado a aquellas personas o instituciones que hayan realizado investigaciones, estudios y descubrimiento de trascendencia para la humanidad y que requiere de un proceso selectivo y riguroso.

A pesar de esa noble instrucción, la Fundación Nobel se ha visto manchada por realizar inversiones y otorgar premios a personas con una trayectoria belicista reconocida mundialmente. Las críticas aluden a la "ética", debido a la obtención de ganancias por la venta de armas, tal es el caso de la fábrica Bofors, de la que la Fundación es accionista. Esta fábrica es acusada de permitir la venta a países con regímenes que violan los derechos humanos o que se encuentren en algún conflicto bélico.

La Fundación Nobel gana dinero por venta de armas y al mismo tiempo, otorga un Premio Nobel de la Paz, sobre esto vocero de la institución argumentó que “no hay contradicción en invertir en industrias armamentistas y la defensa de la paz”, comenta el periodista Moreno del diario El País en 2003.

En 2017, un informe de la organización Facing Finance y del canal alemán ZDF denunciaron a la Fundación Nobel de invertir en empresas que fabrican armas nucleares. Sin negar las acusaciones, el señor Lars Heikensten, director de la Fundación, indicó que “el momento elegido es desafortunado”, al anunciar que la institución que dirige este exbanquero, abandonaría sus inversiones en empresas relacionadas con la fabricación de armas nucleares. 

En ese mismo año, el periódico Swissinfo.ch (SWI) publicó una nota en la que la asociación noruega Future in our Hands acusó a la Fundación Nobel de tener participaciones en fondos presentes en el capital de empresas involucradas en la fabricación de armas nucleares. Ante ésta revelación, la institución de los premios prometió que abandonará sus inversiones en empresas relacionadas con la fabricación de armas nucleares, después de que esta organización difundiera esa información.

La noticia fue especialmente incómoda para la Fundación, ya que el Premio Nobel de la Paz homenajeó ese año a la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), que recibió el prestigioso galardón el 10 de diciembre  de 2017 durante una ceremonia donde se presentó una sobreviviente de Hiroshima.

Heikensten aseguró sin embargo que en virtud de “un endurecimiento de las reglas éticas”, la Fundación dejó de invertir, incluso indirectamente, en productores de armas nucleares, y dijo que la institución se dio un plazo de 12 meses para salir de los fondos que invierten en empresas que fabrican armas de destrucción masiva.

En Oslo, el director del Instituto Nobel Olav Njølstad, saludó por su parte los esfuerzos para romper los vínculos entre el Nobel y las inversiones en armas nucleares, tras reconocer que éstos daban mala imagen a la institución.

No es de extrañar entonces, que dicho galardón sea conferido a personalidades que pasaron por la historia dejando muerte, sangre y fuego a su paso.

Galardonados en la Historia del Nobel de la Paz

THEODORE ROOSVELT (EEUU) 1906. Apoyó a Gran Bretaña en la primera guerra mundial. Como presidente de EEUU propició la invasión de Panamá y apropiación de la zona del canal para fortalecer sus acciones injerencistas en la región a través de la construcción de bases militares.

GEORGE MARSHALL (EEUU) 1953. Creador del Plan Marshall, que constituyó la persecución del comunismo en Europa con el inicio de la guerra fría y parte del origen del llamado telón de acero el cual dividió al viejo continente durante más de 40 años.

HENRY KISSINGER (EEUU) 1973. Como secretario de Estado de EEUU propulsó la imposición de un nuevo orden mundial a partir de la guerra fría; apoyó el bombardeo en Laos y Camboya para cortar las vías de suministro del ejército norvietnamita. Se calcula que en ambos países murieron centenares de miles de civiles y se lanzaron millones de toneladas de bombas. Sobre Chile comentó que "no veo por qué tenemos esperar y permitir que un país se vuelva comunista debido a la irresponsabilidad de su propio pueblo"... respecto al triunfo inminente de Allende en 1970.

LECH WALESA (POLONIA) 1983. Contribuyó a la desestabilización política y económica de Polonia en su lucha contra el comunismo. Sobre Venezuela dijo: “Más temprano que tarde, tendrá que ser intervenido por fuerzas de coalición internacional, para preservar la paz mundial”. Al ser entrevistado el 8 de julio de 2022 por la televisora francesa LCI, Walesa planteó que habría ‎que estimular una rebelión de las 60 nacionalidades "prisioneras" en la Federación Rusa o buscar ‎alguna manera de desmembrar a Rusia para reducirla de 144 millones de habitantes a sólo ‎‎50 millones.

OSCAR ARIAS (COSTA RICA) 1987. En 2019 fue a juicio debido a acusaciones por el caso Crucitas, mina de oro que aprobó en 2008. Todavía se enfrenta a las denuncias de siete mujeres por acoso y violación sexual y abusos de influencias. Apoyó el Golpe de Estado al presidente de Zelaya en Honduras.

MIJAIL GORBACHOV (RUSIA) 1990. Responsable del colapso de la URSS en 1991. Debilitó el Partido Comunista y deshizo el Estado Soviético, para entregar a su país al imperio norteamericano.

JIMMY CARTER (EEUU) 2002. Describió públicamente a la URSS como el "imperio del mal" y apoyó movimientos anticomunistas en todo el mundo a través de la denominada Doctrina Reagan. En una vuelta a la política kissingueriana, de abierta hostilidad a los partidos comunistas occidentales, siendo presidente de EEUU, Carter declaró que “no favorece” la participación de los comunistas en el Gobierno y que le gustaría ver reducida su influencia en cualquier país de Europa occidental. La declaración, dirigida en principio a la situación en Italia, adquirió así un tono de advertencia general que podría ser aplicado a Francia y España.

El periodista Manuel Yoldi publicó en el diario El País en 1978, un comunicado leído por un portavoz del Departamento de Estado, en el que se afirma que “los recientes acontecimientos de Italia han aumentado el nivel de preocupación del Gobierno norteamericano” ante la actitud de los países comunistas occidentales. Durante la década de los 60, Estados Unidos canalizó fondos a los partidos conservadores italianos para combatir el comunismo y llegó a financiar a grupos de extrema derecha que planearon un golpe de Estado.

BARACK OBAMA (EEUU) 2009. Promotor de guerras en Irak, Afganistán, Israel, Pakistán, Somalia, Yemen y Libia. Primer presidente de EEUU que en sus dos períodos completos no pasó un solo día sin guerra. Ganó el Nobel de la Paz en 2009, mismo año es que ingresó a la Casa Blanca, el motivo fue por su “esfuerzo en fortalecer la diplomacia como vía para la resolución de conflictos entre países, apostar a la cooperación entre los y por promover un mundo libre de armas nucleares”. Sin embargo, esa entrega fue una de las más controversiales, debido a que al momento de la toma de mandato, Estados Unidos tenía tropas tanto en Irak y Afganistán, asimismo, al entregar el cargo al presidente electo en 2017, el país seguía en combate activo en el Medio Oriente.

JUAN MANUEL SANTOS (COLOMBIA) 2016. Acusado de corrupción por ser financiado por la empresa Odebrecht en su campaña presidencial. Desde el inicio del proceso de desarme por el Acuerdo de Paz, fueron asesinados 286 excombatientes de las FARC-EP que regresaban a la vida civil. Como ministro de la Defensa bombardeó un campamento guerrillero en suelo ecuatoriano, violando la soberanía de ese país.


AMELYREN BASABE / REDACCIÓN MAZO

 

 

Comparte esta noticia: