Opinión: Esta es la estrategia para tumbar a Maduro

El imperialismo está claro que su tarea es destruirlo todo, hundir la economía, desarticular el sistema financiero, derrocar al gobierno legítimamente electo para imponer un gorila militar quizás formado en la Escuela de las Américas,
Lawyers, Guns & Money

27/04/2018 03:10 PM

La estrategia visualizada por el imperialismo es destruir para reconstruir, porque de lo contrario no podrían aparecer luego como los artífices de la llamada salvación del pueblo destruido por el socialismo como intentan hacerlo ver, de manera que  lo que está ocurriendo es parte del plan estadounidense, plan que ha sido apoyado por una bandada de sinvergüenzas venezolanos, que vienen actuando bajo el velo de la ignorancia que aun sienten algunos venezolanos.

 

El imperialismo está claro que su tarea es destruirlo todo, hundir la economía, desarticular el sistema financiero, derrocar al gobierno legítimamente electo para imponer un gorila militar quizás formado en la academia de las américas, contrario a la Doctrina Bolivariana, para que se haga ver como el salvador de la patria mediante grandes campañas de marketing sufragadas por los medios internacionales

 

Esta experiencia ya ha sido practicada en la República de El Salvador, donde sembraron la miseria, crearon bandas delictivas, derrocaron al gobierno con la permisividad de la oligarquía apátrida salvadoreña y un militar gorila llamado D"Aubuisson, financiado por cierto por parte de Estados Unidos durante la época de  Ronald Reagan

 

Lo que estamos mencionando ocurrió en El Salvador en las postrimerías de los años 80 cuando se ejecutó el plan “Operaciones” por parte de la CIA y el Departamento de Estado contra el gobierno y pueblo salvadoreño, quienes enfrentaron esa acción pero al final han quedado con mucha crisis, cargados de miseria, atiborrados por bandas delictivas inoculadas por los escuadrones de la muerte ” gestados en Fort Benning y en las bases norteamericanas en la Zona del Canal de Panamá- con lo cual ofrecen un vívido retrato de los planes que el imperio pretende ejecutar en Venezuela.

 

Hoy la patria bolivariana lo está padeciendo como consecuencia de la orden   ejecutiva emitida este 19 de Marzo por Donald Trump. El objetivo: “hundir la economía”, como decía White en lo acontecido en el Salvador, solo que ahora le llaman crear una “crisis humanitaria” para que haga actuar rápidamente una supuesta intervención extranjera en Venezuela, comandada por Estados Unidos y apoyada por el irrito Grupo de Lima, direccionado por los gobiernos corruptos de Colombia y Perú, quienes una vez que han hundido a sus pueblos en la miseria económica y moral pretenden hacerlo contra el aguerrido pueblo bolivariano.

 

Es por esto que siguen intentando crear violencia en los albores de las elecciones presidenciales en Venezuela apoyados desde luego por financistas externos y oligarcas apátridas internos como  el clan de los Borges y su combo, pero siempre reflejándose en el espejo de El Salvador donde el ejército salvadoreño con sus crímenes fue realmente sádico y cruel contra sus compatriotas mientras los  altos funcionarios de Reagan, la embajadora ante la ONU, Jeane Kirkpatrick y el Secretario de Estado, el General Alexander Haig, justificaron todo, inclusive la violación y asesinato de tres monjas norteamericanas, acusadas por la hiena Kirkpatrick de ser “activistas del FMLN” y por quien mordiera el polvo de la derrota y la humillación en Vietnam, Haig, que las llamó ”monjas de pistola en bandolera” hasta los asesinatos en masa de aldeas campesinas.

 

Así como en Venezuela justificaron la violencia funcionarios estadounidenses cuando vemos  por ejemplo que  Barack Obama como Donald Trump  crearon sendas ordenes ejecutivas que atizaban la violencia por parte  de los terroristas que enlutaron a Venezuela con sus atrocidades en las guarimbas, con la salvedad  que el papel represivo ejecutado en El Salvador por parte de  las fuerzas armadas, acá no ocurre, pues nuestra Fuerza Armada es pueblo mismo; sin embargo el papel represivo lo  realizan los paramilitares y los mercenarios, traídos desde Colombia,  ideados por Álvaro Uribe y sus paramilitares, pagando así el favor que les hiciera el comandante Hugo Chávez al querer detener la violencia colombiana que tanto daño les ha causado a todos los colombianos y sus países vecinos.

 

Por esa acción llena de amor que destello en Colombia desde el corazón del líder de la revolución venezolana, ellos ejecutan ordenes estadounidense para impedir la llegada de medicamentos y alimentos a la población venezolana y levantan sus voces de salvadores vecinos cual Judas Iscariote.

 

Esta comparación entre dos hechos históricos  uno durante el gobierno de Reagan y otro en el de Trump, solo pretende demostrar las pretensiones de subordinación que siguen vivas en EEUU, quien quiere aplicar la Doctrina Monrroe, en su  desespero porque  el tiempo y las estrategias aplicadas en otros momentos y ámbitos geográficos no le han servido de nada para derribar el gobierno bolivariano, gracias a la integridad y valentía del pueblo venezolano lleno de amor y patriotismo heredado de las gestas del Gran Libertador Simón Bolívar.

 

De manera pues, que las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018 servirán para mostrar ante los organismos internacionales como la ONU que estará presente, la robustez del proceso electoral venezolano, así como la tontería de los lideres opositores que fueron a las negociaciones en República Dominicana y luego le dieron una patada a la mesa de negociación no firmando el acuerdo, pues saben que serán derrotados  en las urnas como les ha venido ocurriendo en respuesta a su posición apátrida de actuar en contra del interés nacional.

 

RAFAEL SOSA VARGUILLA


[email protected]

 

 

 

Comparte esta noticia: