Opinión: Martin Luther King profeta del pueblo... A 90 años de su nacimiento

"Aquel muro de la intransigencia xenofóbica y la pobreza que valientemente derribó Martin Luther King en sus 14 años de lucha"
Internet

15/01/2019 10:05 AM

Hoy se cumplen noventa años del nacimiento de este  insigne teólogo, filósofo, jurista, magistral orador e incansable activista político del credo de la no violencia. Durante sus 39 años de existencia se alimentó de la vida, obra, metáforas  y poesía de Jesús de Nazareth, Mahatma Gandhi, León Tolstoi y Percy Shelley;  quienes enardecieron su espíritu de lucha y  lo antecedieron en esta línea de acción pacífica y  sostenida contra los métodos de violencia imperialista.

Este sistema fundamentado en los textos del evangelio establece una lucha de largo aliento y maratónica. Mientras las distintas denominaciones cristianas hacen de los evangelios un instrumento para adormecer a la feligresía, controlar la mente de los pueblos y bendecir las guerras,  Martin Luther King, por el contrario los convirtió en un instrumento de lucha para despertar los corazones, iluminar conciencias, aclarar mentes y levantar a la población negra y blanca en la lucha dispar, pero  pacífica por la conquista de sus derechos sociales, humanos, esenciales y políticos.

Nunca antes en la historia de la humanidad la palabra de Jesús de Nazareth fue enarbolada en forma tan magistral para derrumbar los muros de la intolerancia, el racismo, la xenofobia y la opresión imperialista, como en vida lo hizo este pastor baptista orgullo de quienes combatimos a favor de la paz, la concordia, la sana convivencia , la fraternidad y la liberación de  los pueblos.

Martin Luther King supo ser e interpretar el espíritu vivo de su tiempo,  se anclo firme, con un verbo excepcional, en el credo de la no violencia, para  confrontar y derrotar el régimen autoritario de exclusión racial.   En el contexto de una sociedad poseída por su complejo de  superioridad aria, que después de la Guerra Civil (1861-1865) y hasta el comienzo de los años 60 del siglo XX, practicó sin tregua los linchamientos e incineración de negros en los estados del  sur y el status de minusvalía jurídica, laboral, educacional y social en el norte, Luther King ejerció y desarrolló el concepto táctico  de muchas batallas bregadas sin armas,  similares a una prueba de fondo. Asalto por cansancio y por el impacto de la verdad en las conciencias.

 A pesar de la represión brutal de los cuerpos policiales y tropas del estado,  de los apaleamientos y dentelladas de perros entrenados,    para impedir el registro de electores de color, Luther King respiraba profundo y seguía adelante. Por encima  del sabotaje permanente que ejercían los blancos para bloquear el acceso  a los centros de poder  así como  los letreros cargados de odio para impedir que tuvieran acceso a hoteles, restaurantes, parques, cines, bares y asientos delanteros  en medios de transporte, el Dr. King y sus miles de seguidores siguieron siempre adelante. 

Aquel muro de la intransigencia xenofóbica y la pobreza que valientemente derribó Martin Luther King en sus 14 años de lucha,  es la  misma muralla que hoy ese destacado, prominente e implacable hijo del Ku Klux Klan,  Donald Trump, apoyado por la derecha rastrera y lacaya del Cartel de Lima, trata de levantar para aislar a Venezuela.  

El sueño de Martin Luther King por un mundo mejor es posible.

ALEJANDRO CARRILLO

Comparte esta noticia: