300 Programas de Con El Mazo Dando 300 Programas de Con El Mazo Dando

¿Y Bachelet? Lee los desgarradores relatos de quienes han perdido sus ojos con represión en Chile

Publicado: 12 de diciembre de 2019 a las 11:40 | Última actualización: 12 de diciembre de 2019 a las 12:18

Agrupación de Víctimas de Trauma Ocular ha hecho varias manfestaciones en contra de la represión del régimen de Piñera Agrupación de Víctimas de Trauma Ocular ha hecho varias manfestaciones en contra de la represión del régimen de Piñera

Agrupación de Víctimas de Trauma Ocular ha hecho varias manfestaciones en contra de la represión del régimen de Piñera
Cortesía Agencia UNO

Desde que el pueblo chileno salió a las calles el pasado 14 de octubre contra las políticas neoliberales que implementa el régimen de Sebastián Piñera, más de 352 personas han sufrido daño ocular o quedado ciego producto de la represión. El hecho parece tener sin cuidado a la Alta Comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien sigue sin tomar medidas decisivas sobre la flagrante violación de los DDHH que se vive en su propio país.

La represión en Chile ha sido tan brutal que a los medios de derecha y a las agencias internacionales no le ha quedado otra cosa que informar la brutalidad de la administración de Piñera, aunque claro, hay que destacar que no han hecho los grandes titulares, ni dado el mismo centimetraje que usan casi a diario para agredir a Venezuela.

A continuación recopilamos varios de los testimonios de las chilenas y chilenos que han perdido sus ojos, por culpa de la represión de Piñera, ese a quien le gusta dar supuestos ejemplos de “democracia” a Venezuela. De igual forma los relatos de organizaciones y médicos y médicas que han reportado las agresiones.


Colegio de Médico de Chile denuncia

EL 25 de octubre de este año, el Colegio de Médicos de Chile (Colmed) denunció que 29 personas habían sido atendidas en la red de salud con trauma ocular severo, de las cuales 15 habían sufrido estallido ocular y 9 tenían visión cero al ser ingresados, reportó en esa oportunidad la BBC Mundo en su web.

“Cuando vemos este número de personas con daño ocular, es que no se están respetando los protocolos de uso de la fuerza, porque significa que se está disparando directo al cuerpo, a la cara", dijo el vicepresidente del Colmed, Patricio Meza, ante la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados.

Por su parte, Rodrigo Bustos, jefe de la Unidad Jurídica Judicial del el Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile (Indh), denunció  que "Lo que hemos visto -y hemos observado también en directo- en las manifestaciones, es que ha habido en varios casos el uso indiscriminado de disparos de perdigones, que se han incrustado en cierta parte del cuerpo. Incluso ya tenemos muchos casos de personas que han perdido la visión de algunos de sus ojos debido al uso de este tipo de armas", reflejó en esa oportunidad el citado medio.

26 perdieron la visión

El 30 de octubre de este año, el diario mexicano El Financiero reflejaba que más de 127 personas han sufrido traumas oculares desde que comenzaron las protestas el 18 de octubre, dicen defensores de los derechos humanos. Al menos 26 han perdido por completo la visión en un ojo, según la unidad de trauma ocular del Hospital del Salvador en Santiago, y muchos otros aún están en tratamiento.

“El lunes llegaron 10 personas con este tipo de heridas en una hora y después de eso siguieron llegando”, indicó Mauricio López, médico de la unidad. “Era increíble. Nunca había ocurrido algo así en la historia de la salud oftalmológica de Chile”, citó el mencionado medio.

La ballena directa a la cara

Carlos Morán (37) fue por primera vez a manifestarse a Plaza Italia el 24 de octubre. Alrededor de las 19:30, cuando la represión de las Fuerzas Especiales de Carabineros no les permitió seguir resistiendo parados en el lugar, Carlos y su esposa dieron la vuelta hacia el Parque Forestal. A los veinte minutos, dice Carlos, la cosa se complicó, relató el 30 de octubre el portal chileno El Desconcierto.

Agregó el medio que Carlos encaró al carro lanza aguas con una pancarta que decía: “Por mis hijos, por los tuyos, por un Chile más justo”. Cuando quiso arrancar se dio vuelta y se dio cuenta de que estaban solos. A cinco metros de distancia, el carro lanza aguas le disparó directo a la cara.

Carlos es uno de los nombres que se suman a las decenas de personas que han quedado ciegas en los días más duros del estallido social en Chile. Hasta el 27 de octubre, sólo en el Hospital público del Salvador, en la Región Metropolitana, la Unidad de Trauma Ocular registraba 94 pacientes con trauma severo, 27 de ellos con estallido del ojo. 28 de ellos entraron con visión cero a la urgencia”, describía el diario en ese momento.

Un perdigón le reventó el ojo izquierdo

Carlos Alberto Puebla, de 45 años, está tratando de lidiar con la ceguera que le dejó un perdigón que atravesó su delgado gorro de lona hasta reventarle el ojo izquierdo, contó su hijo Esteban, refirió el 30 de octubre el portal chileno El Desconcierto. Puebla, es de la Renca, un sector pobre de Pedro Aguirre Cerda, una de las zonas modestas de la Región Metropolitana. Ahí, según datos de 2015, la tasa de pobreza llegaba a 11%; agrega el referido medio.

Una bomba lacrimógena le reventó el ojo

Raúl Fuentes Muñoz, 36 años, artista plástico, gásfiter y soldador, escuchaba que decenas de personas gritaban lo mismo: “¡Llamen a una ambulancia o a un doctor!”. A menos de dos kilómetros de La Moneda, la casa de Gobierno, mientras se retorcía de dolor, tendido en el suelo, Muñoz esperaba que todo lo que estaba viviendo fuera un sueño. (…) Ese miércoles 23 de octubre, cerca de las 14:30, una bomba lacrimógena le reventó el ojo. Él ni siquiera alcanzó a intentar esquivarla, reseña la citada fuente.

“Sentí lo mismo que debe sentir alguien que recibe la patada de un caballo con furia, pero la herradura era la bomba. Sólo recuerdo que caí en ese mismo momento y sentí, inmediatamente, que me había quedado ciego”, contó al mencionado diario.

Un carabinero le disparó directo a la cara

Hernán Rodríguez Jemenao, tiene 20 años, el jueves 24 de octubre, fue víctima de la represión durante una concentración en la estación de Metro Protectora de la Infancia, en Puente Alto. Durante la manifestación se  encontró de frente con un efectivo de Fuerzas Especiales, quien le disparó dos veces.

“Cuando me iba a disparar me observó, sabía que yo estaba ahí y me disparó igual. Y no a los pies, directo a mi cara. No sé en qué estado estarán porque los veía así súper extraños, no humanos”, describió al diario El Desconcierto, reflejó seis días después el rotativo.

Luego del primer disparo, Hernán cayó al suelo con heridas en los brazos y en su ojo derecho. Se dio vuelta sobre sí mismo para pedir ayuda a quienes estaban cerca, pero el efectivo le disparó otra vez, impactándole sobre la espalda y glúteos. Cuando llegó en ambulancia al centro asistencial, supo que tenía un perdigón en el ojo que había chocado contra su cráneo y se había roto en varios pedacitos. Hernán dice que el balín era plástico y que junto a él, ese día, cayeron otros varios heridos, detalla la fuente.

La retina del ojo derecho de Hernán sufrió daños. Actualmente, tiene un 20 por ciento de visión en su ojo derecho.

El mismo proceder

El 28 de octubre, Brandon González, de 19 años, fue víctima de la represión. Este auxiliar hospitalario,  vio a un carabinero a unos 7 metros de distancia apuntándole con un rifle a su cara, el 28 de octubre, por la avenida principal de Santiago.

“Sentí un impacto en mi ojo y todo se puso negro. Levanté mis manos para que dejaran de disparar, luego me acosté en el piso y me dispararon tres veces más”, dijo González, recogió el 21 de noviembre The New York Times en su web.

El 8 de noviembre, un estudiante universitario de 21 años llamado Gustavo Gatica recibió impactos de balines en ambos ojos y quedó totalmente ciego, agregó el citado medio.

“Me disparó en el ojo”

"(Un) Carabinero de las fuerzas especiales me apuntó directo a la cara, a 8 metros mío, quedé mirándolo fijamente y me disparó en el ojo". Las palabras son de Diego Foppiano, un estudiante de ingeniería de la Universidad Diego Portales que resultó herido mientras participaba de una de las manifestaciones que se han llevado a cabo en Chile, difundió el 21 de noviembre la BBC Mundo.

Tras el incidente, el joven se dirigió rápidamente al hospital pero, a pesar de los esfuerzos médicos, terminó perdiendo completamente la vista de su ojo izquierdo, añade el portal mencionado portal.

Perdigonazo desde la ballena

Ariel Flores, de 24 años, es uno de esos jóvenes que protestaba en un ambiente festivo junto a un grupo de amigos en Plaza Italia -el epicentro del estallido social y renombrado por los manifestantes como "Plaza Dignidad"- y a quien le llovió un perdigón desde un camión lanza-aguas.

Por la cantidad de sangre que tuvo aquel 28 de octubre supo desde el principio que había perdido el ojo derecho: "Me sacaron una parte del globo ocular y me la rellenaron con silicona para no perder la forma y poder ponerme una prótesis en el futuro", reseñó el portal chileno, Diarioeldia el pasado 13 de noviembre.

Testimonios como los anteriores han sido registrados en diversos medios de comunicación, ¿Será que Bachelet, la Unión Europea (UE), la Organización de Estados Americanos (OEA) y demás organismos y gobiernos que agreden y arremeten a diario contra Venezuela no se piensan pronunciar y tomar medidas contundentes sobre estos hechos?

¿Por qué el régimen de Estados Unidos que se cree el paladín de la “democracia” no ha tomado medidas contra Piñera y su dictadura de terror?

 

 

Deja tu comentario: