Conozca qué se considera en EEUU traición a la patria y a quiénes le aplican penas

En 1859 se ejecutó en la horca en Charlestown, Virginia, al abolicionista John Brown, junto a seis de sus seguidores
Alamy stock

15/02/2019 03:37 PM

La muerte o la prisión serían las condenas que aplicaría Estados Unidos (EEUU) si alguien traicionara los intereses de ese país.

De hecho, la palabra traición figura en varios artículos de la Constitución estadounidense, una de ellas es en el artículo III, sección 3 que establece: “Traición contra los Estados Unidos consistirá únicamente en declarar guerra en su contra o en unirse a sus enemigos, impartiéndoles ayuda y protección. A ninguna persona se le condenará por traición si no es con base de la declaración de dos testigos que hayan presenciado el mismo acto perpetrado abiertamente o de una confesión en sesión pública ante una Corte”.

Y como a los gringos lo que más le interesa es el dinero, agrega la citada sección: “El Congreso estará facultado para fijar la pena por traición; pero ninguna condena por traición podrá privar del derecho de transmitir bienes por herencia, ni producirá la confiscación de sus bienes, más allá que en vida de la persona condenada”, cita el portal wipo.int.

Estados Unidos ya ha aplicado esta sanción, lo hizo en 1859, cuando ejecutó en la horca en Charlestown, Virginia, al abolicionista John Brown, junto a seis de sus seguidores. Se los acusó de traición, sublevación y asesinato, luego de que asaltaran una armería en Virginia Occidental con el fin de equipar a los esclavos negros para un levantamiento.

En noviembre de 2017, el portal https://citv.es/blog recordaba que la pena capital es legal en 31 estados de los 50 que conforman EEUU, y agregaba que  también se le puede aplicar la pena capital por traición a la patria, espionaje, genocidio o crímenes de guerra y el único que puede absolver la pena es el Presidente de los Estados Unidos.

Esta información también la reseña el portal http://www.justiciaipau.org, que indica que “para ofensas federales, hay cinco delitos que conllevan este castigo: el homicidio, el espionaje, la traición, el tráfico de drogas en grandes cantidades y el intento de matar a alguien que está involucrado en un caso penal”.

En Estados Unidos es un delito federal la traición.

En ese sentido, el Código de los EEUU 18 § 2381; establece que “quienquiera que debe lealtad a los Estados Unidos, realice una guerra contra ellos o se adhiera a sus enemigos, brindándoles ayuda y consuelo dentro de los Estados Unidos o en cualquier otro lugar, es culpable de traición y sufrirá la muerte, o será encarcelado por lo menos cinco años y multado bajo este título pero no menos de $10,000; y será incapaz de ocupar un cargo bajo los Estados Unidos”, cita el portal web  https://alertapolitica.org.

La Constitución estadounidense también contempla castigo en su sección seis para lo senadores que incurran en traición: “Los Senadores y Representantes recibirán por sus servicios una remuneración que será fijada por la ley y pagada por el Tesoro de los Estados Unidos. En todos los casos, exceptuando los de traición, delito grave y perturbación del orden público, gozarán del privilegio de no ser arrestados durante el tiempo que asistan a las sesiones de sus respectivas Cámaras, así como al ir a ellas o regresar de las mismas (...)”.

Conspirar contra el Gobierno también está penado

Si en Estados Unidos la oposición de ese país diera un golpe de Estado contra el actual mandatario Donald Trump como hace la derecha venezolana ya estarían presos.

“El delito de 'rebelión contra la autoridad de los Estados Unidos o sus leyes' está penado con un máximo de diez años de cárcel y la inhabilitación para ejercer cargos públicos, mientras que el máximo castigo para las personas que "conspiren para derrocar al Gobierno de Estados Unidos" no será superior a 20 años de cárcel. El código penal estadounidense reserva el delito de traición para aquellos que "inicien una guerra contra el país o se adhieran al bando enemigo", recordó el 2 de noviembre de 2018 la agencia española Europapress.

En febrero de 2015 el reconocido sociólogo y escritor argentino Atilio Borón, recordó, en su artículo titulado: Conspirar en Estados Unidos, las penas que se aplican en ese país por incurrir en este delito.

“La legislación de Estados Unidos considera como un crimen federal cualquier acto de un nacional que “organice, ayude o intente organizar una sociedad, grupo o conjunto de personas que enseñan, promueven o alientan el derrocamiento o destrucción del gobierno.” Para que se configure esta figura penal no es necesario que el plan urdido por los conspiradores sea llevado a la práctica. Basta con haberlo concebido. En virtud de esta legislación, en 1981 Oscar López Rivera -un líder independentista de Puerto Rico y veterano de la Guerra de Vietnam- fue declarado culpable y condenado a 70 años de prisión por conspiración sediciosa y otros delitos”, señaló Borón en su texto, reseñado por telesurtv.net/bloggers.

Asimismo, rememoró que después del primer atentado contra las Torres Gemelas, en 1993, las investigaciones condujeron a la detención de Omar-Abdel Rahman -un invidente clérigo musulmán, nacido en Egipto y residente en New Jersey- y otras nueve personas, todas acusadas de “conspiración sediciosa” por estar involucradas en un plan supuestamente destinado a librar una guerra terrorista contra los Estados Unidos y su gobierno. Los inculpados no llegaron a concretar sus propósitos pero se los condenó por haber puesto en marcha un complot destinado a tal fin.

Comparte esta noticia: